Río Bita, el nuevo humedal Ramsar de Colombia

Considerado como el río mejor conservado del país, el Gobierno Nacional designó este martes, en el Día Mundial del Medioambiente, un nuevo humedal Ramsar: el Bita, en Vichada. Con esta figura internacional se estarían protegiendo 824.535 hectáreas de un ecosistema estratégico de la Orinoquia colombiana.
Se trata de un río que mantiene una integridad ecológica prácticamente primitiva, alimentado por lagunas, morichales y más de 5.000 quebradas y pequeños cauces a lo largo de 710 kilómetros, desde su nacimiento en el municipio de La Primavera, hasta su desembocadura en el río Orinoco.
De acuerdo con la primera evaluación biológica que se hizo en la zona, realizada por 50 investigadores, el Bita sorprende por su abrumadora biodiversidad: 424 especies de plantas, 3 de esponjas de agua dulce nunca antes estudiadas en Colombia, 34 de escarabajos coprófagos, al menos 87 de macroinvertebrados acuáticos, 11 de crustáceos decápodos entre camarones y cangrejos, 254 de peces, 19 de anfibios, 38 de reptiles, 201 de aves y 63 de mamíferos.
  • La expedición científica que estudió la biodiversidad del río Bita
  • Lagos de Tarapoto y Ciénaga de Ayapel, nuevos humedales Ramsar
  • La ciénaga de Zapatosa, el décimo humedal Ramsar en Colombia
“Es el sitio Ramsar más grande del país hasta la fecha y la primera vez que se designa toda la cuenca de un río. El Bita tendrá varias figuras de ordenamiento territorial ahora, elaboradas con las comunidades locales; además de la construcción de un plan de manejo, un Pomca y un Plan de Ordenamiento Pesquero”, explica Fernando Trujillo, director de la Fundación Omacha, quien ha estado detrás de todo el proceso.
Aunque la cuenca se encuentra en buenas condiciones -con un 95 por ciento de sus coberturas naturales y tan solo 2,5 por ciento en procesos agrícolas y forestales, y un 3 por ciento en áreas urbanizadas- actividades como la minería, la deforestación en el piedemonte, los megadesarrollos agrícolas y las explotaciones pecuarias en los Llanos Orientales podrían ponerla en riesgo, de ahí la importancia de protegerla.
La cuenca del río Bita es una fuente de agua para el consumo humano como también para la ganadería y la agricultura, actividades que constituyen el soporte del desarrollo socioeconómico de la zona, el río soporta las actividades productivas de los municipios de La Primavera y Puerto Carreño, convirtiéndose en uno de los afluentes más importantes del departamento de Vichada.
Con esta nueva decisión, el país ya suma un total de 1´994.385 hectáreas protegidas bajo la Convención Ramsar, que busca “la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales y nacionales, y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo”.
Los demás son: la laguna de la Cocha (en Nariño), la Estrella Fluvial del Inírida (en la Orinoquia), el delta del río Baudó (sur del Chocó), la Ciénaga Grande de Santa Marta (en Magdalena y Atlántico), el sistema de Chingaza (en Cundinamarca), la laguna del Otún (Risaralda), la laguna de Sonso (Valle del Cauca), Lagos de Tarapoto (en Amazonas), la ciénaga de Ayapel (en Córdoba) y la ciénaga de Zapatosa (en Cesar y Magdalena). 

Con la tecnología de Blogger.