Alcaldes de frontera se reunirán para buscar salida a crisis migratoria

El alcalde de Puerto Carreño, Marcos Pérez Jiménez, anunció este martes que el próximo 20 de febrero se reunirán en Riohacha los mandatarios locales de las ciudades fronterizas, para analizar la crisis que están viviendo por causa del desbordado ingreso de venezolanos a Colombia.
En entrevista con Caracol Radio dijo que los temas básicos a discutir durante el encuentro acordado serán el impacto social de la migración masiva, la situación de desempleo en que están quedando los colombianos y el incremento de los gastos de salud con la atención a los extranjeros.
Explicó que la fecha de reunión es tentativa y dependerá de las medidas que esta semana anuncie el presidente Juan Manuel Santos durante la visita que realizará a Cúcuta. Al encuentro previsto se espera la asistencia de los alcaldes de Riohacha, Maicao, Arauca, Cúcuta, Bucaramanga, Puerto Carreño y Puerto Inírida
Señaló que es urgente tomar medidas para frenar el desplazamiento de la mano de obra que está generando desempleo entre los colombianos, pues los venezolanos ocupan sus puestos con salarios irrisorios.
Sobre la salud, explicó que los venezolanos son atendidos por los sistemas locales, los cuales no están recibiendo recursos adicionales frente a los mayores gastos.
El alcalde Pérez Jiménez participó este lunes de una mesa de concertación y análisis sobre la crisis migratoria, en la cual se expusieron otros problemas como el aumento de la prostitución de jóvenes venezolanas que están llegando a las ciudades fronterizas colombianas, lo cual, dijo, en el caso de Puerto Carreño está generando problemas sociales graves y daño a la estabilidad de las familias.
El alcalde dijo que la inseguridad ha crecido, especialmente en hurtos a residencias y atracos, tema en el que estuvieron de acuerdo ciudadanos de Puerto Carreño consultados por Caracol Radio.
Pero el comandante de la Policía Vichada. Caracol César Augusto Miranda, dijo que las cifras demuestran que la inseguridad no ha crecido, aunque sí es mayor la participación de ciudadanos extranjeros en delitos.
Las estadísticas señalan que en enero en Vichada hubo ocho hurtos a viviendas, el doble que en enero de 2016, pero otros hechos como homicidios y robos de motos y vehículos bajaron sustancialmente.
De todas maneras, la masiva presencia de venezolanos en las calles vendiendo todo tipo de elementos y el incremento de mujeres venezolanas ejerciendo la prostitución, ha provocado una notable sensación de inseguridad entre los ciudadanos de esta ciudad, del extremo más nororiental de Colombia.

Caracol
Con la tecnología de Blogger.