Jornada de apoyo al desarrollo en el Vichada

Con el fin de llevar a zonas apartadas del Vichada servicios e implementos que no llegan, la Fuerza Aérea llevó a cabo una jornada de apoyo al desarrollo en la inspección de La Esmeralda, en zona rural del departamento. La jornada fue liderada por el Grupo Aéreo del Oriente (GAORI), y apoyada por miembros de la Fuerza de Tarea Ares y la Brigada de Selva Nº28 del Ejército. También participaron del evento, que se llevó a cabo el pasado fin de semana, funcionarios de la Gobernación del Vichada y la Alcaldía de Puerto Carreño. La idea era dar a los habitantes de la zona atención médica especializada, estrategias para prevenir desnutrición e implementos para mejorar su calidad de vida.
Más de 250 habitantes de la zona rural, entre niños y adultos, por primera vez recibieron atención médica especializada en lo que va de 2016. Cerca de 30 profesionales de la salud hicieron parte de la jornada.
Pediatras, médicos generales, internistas, ginecólogos, ecógrafos, sicólogos, bacteriólogos, odontólogos y optómetras, llegaron a la Base Aérea de Marandúa, Vichada, desde donde salieron todos los líderes del evento en dos helicópteros Huey-II con destino a la inspección de La Esmeralda. Los profesionales, de la salud, junto a recreacionistas y miembros de la Reserva de la Escuela de Suboficiales, prestaron sus servicios a la comunidad de manera gratuita.
Los voluntarios llevaron dos toneladas de alimentos y equipos médicos hasta la zona destinada para la actividad. Al tiempo, los profesionales en salud atendieron los casos de desnutrición más severos, entre los cuales se destacaron dos niños de 4 y 5 años, pertenecientes a la comunidad indígena Sicuani. De inmediato, los casos de los menores fueron reportados a la Secretaría de Salud del Vichada, para que se les asignara atención especializada.
La jornada también dio para entrega de regalos por parte de los voluntarios. Los menores recibieron kits de útiles escolares, juguetes e implementos deportivos. De hecho, la campaña “Basta, aquí soy libre”, que hizo parte de la actividad, sirvió para que se realizaran varios encuentros amistosos de diferentes deportes, para alzar la voz contra el reclutamiento ilícito de menores por parte de organizaciones ilegales.
Rut Espinosa, habitante de La Esmeralda, aseguró que este tipo de actividades son la única forma de recibir atención médica, debido a las dificultades de acceso que tiene la zona donde viven. “Nos sentimos protegidos por la seguridad y los servicios que nos brindan las Fuerzas Militares”, asegura. La Fuerza Aérea Colombiana anunció que continuará prestando este tipo de servicios en las zonas más apartadas del oriente del país.

Con la tecnología de Blogger.