Cumaribo en el postconflicto

En el departamento de Vichada, el municipio de Cumaribo fue uno de los municipios escogidos para albergar en zonas veredales a guerrilleros de las Farc. Aunque la noticia en su momento tomó por sorpresa a la población, tanto el Gobernador del departamento como el Alcalde del municipio manifestaron su apoyo a la futura zona de concentración.
“Estamos socializando el tema con los pobladores de Cumaribo, hemos explicado lo que se está adelantando para los primeros 180 días del desarme y estamos esperando que el Gobierno Nacional nos diga exactamente en qué vereda será. Lo que si le digo es que yo soy un convencido de la paz y haré lo que esté en mi alcance para poner mi granito de arena para que el departamento de Vichada por fin viva tranquilo”, comentó el gobernador Luis Carlos Álvarez.
Entre tanto, el alcalde de Cumaribo, Hermenegildo Beltrán, considera que aunque aún hay muchas dudas sobre la zona de concentración, el municipio se va a desarrollar y van a llegar nuevos proyectos, “todos lo vamos a acoger muy bien”, aseguró.
Aunque en Vichada se cree en la paz, la incertidumbre y el temor se apoderaron de los habitantes del departamento al conocer la noticia de la muerte de dos soldados de la Infantería Marina y un sargento.
Según fuentes oficiales, el sábado dos de julio, aproximadamente a la una de la tarde, una patrulla de la Infantería Marina fue emboscada, al parecer, por ocho miembros de Eln, en un sector conocido como Caño Dagua, en el río Orinoco.
Ese día murieron los dos soldados y el sargento estaba desaparecido. Sin embargo, al siguiente día este último fue encontrado muerto a orillas del río. Los pobladores dicen que los agresores hacen parte de la cuadrilla Rafael Blanco Flórez de Eln y que luego del crimen huyeron a la frontera con Venezuela.
Por estos hechos, el gobernador Álvarez dijo que la población está amedrentada. “Es el primer hecho que se presenta en el departamento presuntamente por el Eln, porque aquí delinquía las Farc que hoy en día están en la zona sur del departamento. Además, el hecho fue a 54 kilómetros hacia el sur de Puerto Carreño y nunca había pasado algo así tan cerca a la capital”.
Por otro lado, la alcaldesa Beltrán espera que también se realice pronto un proceso de paz con el Eln, porque asegura que el municipio lo necesita y que es una parte fundamental e histórica que se logre y que todos los grupos al margen de la ley se reintegren a la vida civil.

Con la tecnología de Blogger.