Paradojas e incoherencias en Vichada

Columna del Indio Venancio
Hay preocupación por la aparición de panfletos amenazantes que vienen anunciando una sobreentendida y por demás comprobada limpieza social para que la población tenga una ciudad aseada, desempolvadas sus calles y los solares sin maleza; pero la limpieza no es por barrer y rastrillar las calles y solares, sino por un fenómeno criminal que resulta de la falta de autoridad, pues un grupo de limpieza advierte a sujetos que identifica, con epítetos y llamativos apodos: atracadores, pandilleros, extorsionistas, expendedores y consumidores de alucinógenos, en general a todo aquel que le haga daño a la sociedad, lo mismo que a putitas prepago de calle y la manada de maricas que ofrecen sus servicios. Pero en consideración piden a los que hacen parte de la ‘Comunidad del Anillo’ y a los que no, no sentirse aludidos y obrar en consecuencia, saliendo a la calle a vigilar para que el pueblo tenga una semana mayor feliz.
Cayetano - Veamos el primero de esos paradójicos e incoherentes casos… ¿Qué dicen los volantes?...
Venancio - Sin querer hacer apología a este acontecimiento, en los volantes advierten que no pueden estar ni transitar por las calles de la ciudad después de las 10 de la noche delincuentes, jóvenes y niños consumidores de alucinógenos, homosexuales, prostitutas, prostitutos e indigentes, ningún individuo que esté caracterizado como “elemento no apto para convivir en sociedad” a quienes además le piden… ‘acostarse temprano como niños buenos porque a los malos los acostamos nosotros’, ya que vamos a contribuir para hacer vivible y agradable la vida en la ciudad. La advertencia está liderada por un grupo que se autodenomina ‘Los Urabeños’.
Cayetano - ¿Y eso para qué o qué pretenden con ello, lo tales Urabeños? Venancio - Supuestamente, ante la falta de autoridad, se toman la vocería del pueblo para mostrarle a los ciegos que no quieren mirar y gritarle a los sordos que no esperan para escuchar la queja permanente de la comunidad sobre la inseguridad que existe en la capital, donde actúan grupos de reconocida reputación haciendo parte de pandillas dedicadas al atraco y la extorsión, con el propósito de apoderarse de dinero y bienes personales autodenominándose guerrilleros, paramilitares y/o miembros de bandas criminales que aunque practican lo mismo que los urabeños, castigan quienes desean hacer creer que el atraco, el robo y la extorsión que ellos mismos practican, es menos malo que la de los otros.
Cayetano - ¿Acaso no hay autoridad o personas investidas de ella por todas partes? ¿Qué pasa... no sirven para nada o es que no hay?
Venancio - ¡Fíjese pues: piense y conteste usted mismo esa pregunta! En esa encrucijada, buscando encajar el dilema que por partida doble sufre la comunidad, le preguntamos a la gente sobre este suceso que ocurre por ausencia de autoridad en esta ciudad, llena hasta el tope de marinos, soldados y policías. Se dice que hay unos tres mil efectivos de la Fuerza Pública y cinco cuerpos de inteligencia encargados de detectar delincuentes, subversivos, terroristas, ladrones y toda clase de criminales. Un 80% de los consultados aseguran estar de acuerdo con la medida extrajudicial que toma un grupo fuera de la ley para ejecutar delincuentes, y agregan que como no sirven los cuerpos investidos de autoridad y que están dentro de la Ley y la Constitución, no queda otro camino que echarle mano a lo que haya para poder dominar el problema; así, el remedio resulte más dañino que la medicina. No obstante, el resto de la población no está de acuerdo que bandas criminales se arroguen ese método efectivo para ponerle fin a la actuación de una recua de criminales del mismo pelo, considerando que los crímenes de estos son menos malos que los de los otros, sólo porque como la Ley y la Justicia no sirven para nada,  utilizan en una forma de invisibilidad este método para no hacer visible y repudiable sus propios crímenes, por lo que actúan así para conseguir aquiescencia en la comunidad, aunque a la sombra de lo mismo continúan extorsionando a la población que ha creído que la reducción de la criminalidad se lograría con la desaparición de la hegemonía de éstos en La Rampa. A nadie le está permitido ejecutar a otra persona para desaparecerla del escenario criminal .
Cayetano -  ¿Cómo es eso? Las autoridades de policía, que es la institución a la que corresponde el control de la delincuencia común señala que no existen pruebas que permitan corroborar que las amenazas sean en verdad de la banda criminal ‘Los Urabeños’, cuando creen posible que estas intimidaciones provengan de personas para asustar a los miembros de pandillas que amedrentan a la población.
Venancio -  ¿Como si el problema fuera sólo eso? el origen de los panfletos. No me pellizque la legua porque se me para el mono. Parece ilógico que una banda criminal reivindique el hecho para deslindar diferencias, imponiendo un rango clasista al origen de sus crímenes. Los hechos muestran definitivamente ‘que blanco es, la gallina lo pone y frito y con sal se come’ cuando  invitan a la gente de bien a no preocuparse por ello. La policía ha conocido de la aparición de estos volantes en las calles de Puerto Carreño, otros municipios de Vichada, y lo ha puesto en conocimiento de la Fiscalía para que investigue y mientras las autoridades judiciales investigan el origen de los panfletos, la policía invita a los habitantes de la capital a que denuncien este tipo de hechos. Así, también de la manera más humilde y sometida, pide a los Urabeños el ‘favor de no tomarse la justicia por su propia cuenta’.
Cayetano - No joche Venancio, eso es el colmo de la vainas ¿la policía pidiendo el favor? Son cinco los muertos asesinados a bala, en circunstancias que hacen pensar que esas ejecuciones las vienen realizando un Grupo de Limpieza Social que interviene porque considera que no hay autoridad que someta a los delincuentes, lo que parece ser cierto, porque para la muestra un botón.
Venancio -  Eso es lo que me disgusta, que la comunidad no entienda; pero aun así, para tranquilizarse, la policía espera que luego de la investigación las autoridades emitan algún comunicado para anunciar por lo menos que los muertos murieron de parto y la mujer, por una complicación de la cirugía en la próstata. Usted sabe, todavía hay pelotudos que creen en manifiestos trasnochados, aquellos que las emisoras oficiales nunca comentan. A pesar de ello, no es bueno que la gente se exprese, refiriéndose a la causas de la muerte de esos infelices: ¡Algo debía y se lo cobraron!
Cayetano - ¿Y por qué no? Yo le debía a un banco y el gerente que es uno de esos individuos que no tienen hígados, me quitó la casa. Aquí sucede lo mismo, si el deudor no tiene sino la vida para pagar hay que quitársela; así mismo, la sociedad deshumanizada que nos rodea, que tampoco tiene alma, puede decir ¡Algo debía, por eso lo mataron!  Eso es grave… Muy grave porque aquí no se ha instituido la Pena de Muerte, pero bueno amigo Venancio… Cómo en Vichada suceden las cosas más absurdas del mundo, aceptémoslo. ¿Pero cuál es el otro caso?...
Venancio - Mire mi doctor Cayetano y recuerde que se ha venido denunciando irregularidades administrativas, como esa de ‘contratos entre nos’ y otros que no menciono pues son conocidas de sobra como el asunto de la compra de gasolina de contrabando para la maquinaria oficial, etc. etc.; y si no comento esto mis detractores van a decir que yo soy un viejo marica y mamón.
Cayetano - Y por qué van a decir eso Venancio, si en los mentideros de la ciudad como es cierto, se dice que el ex-procurador de Vichada, Jose Ismael Hernández, igual que lo afirma Caracol y otros medios, no hizo nada frente a las denuncias que se elevaron en consecuencia y menos instruyó algún pliego de cargos pues no encontró una sola evidencia y menos, como se dice en la jeringonza utilizada por ese organismo, hizo un hallazgo que mereciera investigación alguna, lo que llevó a calificar su desempeño del cargo durante los cuatro años, en el último puesto a nivel nacional.
Venancio -  No entiendo ¿fue bueno o malo? Esto concluye en una pregunta ¿la administración de los bienes públicos fue tan honesta y eficiente en todo lado que no dio lugar a un solo reproche, o el funcionario no cumplió con su deber, el de adelantar revisiones periódicas de las obras ejecutadas, y menos haber cumplido con el deber de ejercer la dirección general en el control y vigilancia en la ejecución de los contratos?
Cayetano - Todos sabemos que el objetivo fundamental y prioritario de las Con- tralorías Departamentales es ejercer control fiscal a los entes territoriales que le corresponde vigilar, jugando un papel muy importante en el desempeño institucional para la buena marcha del conjunto estatal, por lo que se requiere obrar con absoluta honestidad. Quiero decir que quienes intervienen en la elección del Contralor Departamental y del Personero Municipal deben dejar la política por fuera para nombrar en esos cargos individuos idóneos que supervisen la contratación y rindan cuidadosos informes sobre la actuación administrativa, permitiendo que el pueblo sea testigo del crédito de los funcionarios, ya que a la comunidad le corresponde de la misma forma, vigilar el comportamiento administrativo y el gasto del ejecutivo para asegurar el uso pulcro de los recursos públicos y dotar de racionalidad la organización administrativa.
Venancio - Cierto y en ese sentido, refiriéndome al caso, la Asamblea de Vichada por supuesto la legislatura pasada, debilitada por la dádiva de que fue objeto para nombrar un funcionario de bolsillo, nunca tuvo una actitud de cuerpo para obrar con decoro, ni alcance cualitativo para defender los intereses de la comunidad, razón por la cual, el funcionario tampoco tuvo la intensión de cumplir con sus deberes cuando el organismo de control se volvió un peaje para la contratación, siendo como debe ser el máximo órgano de control fiscal del Departamento que tiene la misión de procurar el buen uso de los recursos y bienes públicos y a la modernización del Estado, mediante acciones de mejoramiento continuo en las distintas entidades.
Cayetano - Pero esto sucede por todas partes… ¿Cual es pues el problema? Por eso mismo se viene proponiendo acabar con las contralorías territoriales, pues se volvieron un nido de extorsión. Podemos concluir que las Contralorías no sirven para vigilar el buen uso de los recursos públicos. Deberían acabarlas. La corrupción no es un problema coyuntural, sino estructural y es consustancial a la función pública. Para combatirla tiene que haber no solo una arremetida de los órganos de control y del ente de investigación criminal, sino que toca incorporar la participación ciudadana activa. Los ciudadanos saben quiénes son los ladrones en cada región, quiénes se benefician de los contratos, quiénes los manipulan. Todo el mundo sabe quiénes son los corruptos. Si lo duda vaya al centro del chisme en Puerto Carreño: Radio Mango. Bueno… Pero cuál es la cosa contradictoria que involucra a ese pisco.
Venancio -  Teniendo en cuenta lo que hemos discutido, ese individuo, en mi parecer, se fue con todo el cebo y la manteca y modestamente construyó una mansión, se dice que la mejor que hay en Puerto Carreño ¿Es o no merecedor de que se le haga un banquete de despedida en agradecimiento por lo que hizo por Vichada? o de que en caso contrario, que se le censure por no haber hecho nada, sólo cobrar el peaje de la contratación.
Cayetano - Habría que ver... Durante los cuatro años que ejerció el cargo, no hubo un solo hallazgo que demostrara el más mínimo acto de corrupción, lo que pone a Vichada en el primer puesto de NO CORRUPCIÓN en el país. ¿Le hacemos el banquete, sí o no?
Venancio -  Para que decida qué debe hacerse, escuche esto… El año pasado se publicaron fotografías del famoso ‘Plato Servido’ que se daba a los muchachos en las escuelas: se veía suculento y sabroso; por supuesto, el que al parecer se entregó a los niños ese día y en el momento de tomar las fotografías, que publicaron en internet, pero el que se entregó al día siguiente volvió a ser maluco y la ración muy escasa, por lo que los muchachitos quedaron cortos. Y por si fuera poco, desaparecieron como lo denunciaron algunos medios a nivel nacional, algo así como cinco mil millones de pesos destinados a la alimentación de niños en las escuelas de Vichada y este año no se ha podido cumplir con el programa de alimentación escolar; y esté individuo, el Contralor, que conoció el acontecimiento no hizo nada. Bueno… Esto es normal, pero lo que no se puede admitir es que se haya convertido en un hecho ejemplarizante para el país. Fíjese usted que ahora, los costeños que no conocían esta habilidosa estrategia, la replicaron para mostrar el desprendimiento y la manera bondadosa como alimentan a sus niños.
Con la tecnología de Blogger.