Caiga quien caiga

Con vehemencia el superintendente de Notariado y Registro Jorge Enrique Vélez anunció que con la revisión que se inició al presunto carrusel de asignación de baldíos denunciados en el departamento del Vichada, caerán los que tengan que caer y no le dolerá la mano para señalar y pedir las investigaciones penales pertinentes en contra de quienes se habrían quedado con más de 300 mil hectáreas de manera irregular en ese departamento.
Dijo el superintendente de Notariado, Jorge Enrique Vélez, que un equipo compuesto por Fiscalía, Dijín, Supernotariado y Agencia de Tierras harán una investigación que abarcará once años en la que investigarán todas las adjudicaciones hechas por el Incoder Vichada.
Dijo Vélez que, según las denuncias, los adjudicatarios no cumplían con los requisitos para merecer tierras y también que ponían la tierra primero a nombre de un campesino que llenase los requisitos y que después lo hacían venderla.
De comprobarse las denuncias, las tierras regresarán a control del Estado. Según el funcionario, serían no menos de 300 mil las hectáreas en entredicho.
El superintendente Vélez dijo que se investigará todo y que se sancionará “caiga quien caiga” pero igual garantizó tranquilidad porque tendrán cuidado a la hora de investigar y no “llevarse por delante” a alguien que compró de buena fe y cumpliendo los requisitos.
Por otro lado el superintendente de notariado afirmó que el hecho de que Ruperto Oliveros Ramírez, superintendente de notariado Vichada, ya no esté en el cargo, no tiene nada que ver con el “carrusel”.
Simplemente, aparte de que llevaba apenas año y medio en el cargo, su renuncia se debió por pensión; igualmente esto significa que aún no hay nadie nombrado en propiedad en ese cargo.
Añadió el superintendente Vélez que, teóricamente hablando, en dos meses se comenzaría a tener resultados de la investigación.

Con la tecnología de Blogger.