El ‘Corrío’ Llanero

Lo primero que tendría que decir: El ‘Corrío’ Llanero es patrimonio inmaterial de los colombianos, quizá no de manera oficial, pero declarado o no, forma parte de nuestras más profundas tradiciones de carácter, diría yo, ‘tradición oral musicalizada’.
El municipio de Puerto Carreño y sus habitantes, los carreñenses, son los primeros en disfrutar el cielo colombiano. Ese que Bogotá recibe cerca de las 6 am y baja de manera incipiente el frío de los capitalinos, una hora antes ha levantado a nuestros paisanos del extremo oriente.  Ese es Puerto Carreño, ese que el Orinoco detuvo para que no se saliera del mapa.
En el año de 1.987 ‘corrío’ y municipio se juntaron en una sola armonía para componer el Torneo Internacional del Corrío Llanero.
El interés en aquel momento era “recuperar, promover, y difundir”, las expresiones culturales y autóctonas de la región, y ese sigue siendo por fortuna su objetivo.  Esa región que defiende con carácter el ‘Corrío’ llanero, corresponde a cuatro departamentos colombianos y territorio venezolano; una inmensa llanura en donde se cabalga y se jornalea a punta de arpa, cuatro y maracas.
Ese festival musical ha congregado por 29 años a grandes artistas, músicos, niños, jóvenes y abuelos, familias completas, periodistas, turistas, y uno que otro que se cruza el río por un pasaje ‘entreverao’, un seis por derecho, o un Pajarillo.
De los cientos o miles de asistentes que vivieron el Torneo Internacional del Corrío Llanero, bastará que al menos un par de ellos se haya enamorado como yo de esta tradición oral, para que, en adelante, con o sin sombrero, con alpargatas o no; defienda como llanero el ‘corrío’ y sus tradiciones.

Con la tecnología de Blogger.