Sigue la emergencia en Puerto Carreño por daños en el acueducto

Solo decretando la calamidad pública para evitar una emergencia sanitaria podrá resolver de forma rápida el municipio de Puerto Carreño, Vichada, la grave afectación que sufrió su sistema de acueducto el 7 de junio.
Según Mauricio Londoño Lugo, alcalde del municipio, ese domingo a las tres de la mañana colapsó el muro principal del tanque de almacenamiento del acueducto, lo que provocó que los 23 mil habitantes del casco urbano se quedaran sin el servicio, a la espera de una solución provisional que les ayude a mitigar la falta del líquido.
“Estamos tramitado decretar una calamidad pública para apropiar los recursos que nos permitan darle una solución a las personas que es lo que más nos preocupa en el momento. Activamos el Comité Local de Atención y Prevención de Emergencias de Puerto Carreño con el propósito de evitar una emergencia sanitaria y tomar las medidas respectivas. Ya hay carrotanques surtiendo del líquido a varias zonas del municipio y a los puestos de salud”, dijo a El Espectador Londoño Lugo.
La administración municipal hace trabajos de limpieza para habilitar tanques de almacenamiento alternos para poder retornar el servicio lo más pronto posible.
Esta es la segunda capital de la Orinoquia, después de Yopal (Casanare), que afronta una emergencia por falta de agua debido a problemas estructurales en sus acueductos. Desde hace cuatro años esta ciudad también sufrió el derrumbe de su planta de acueducto por efectos del invierno.
Pero en el caso de la capital del Vichada, la problemática puede ser peor. Según Londoño, en el municipio existe una empresa privada que se encarga del servicio de acueducto hace más de 15 años, concesionada por el alcalde de la época, Luis Antonio Robledo, y “son los años en los que el servicio ha estado peor”.
La planta de almacenamiento, que está ubicado en el Cerro de la Bandera, toma el líquido del río Orinoco mediante succión gracias a una barcaza ubicada en la mitad del afluente fronterizo y se sube hasta los tanques; de allí es distribuida por gravedad a la zona urbana.
No obstante, Puerto Carreño solo recibe seis horas diarias del líquido y la empresa Seppca S.A., concesionaria encargada del acueducto, no ha hecho obras o mantenimientos para mejorar la cobertura. De hecho, según el mandatario local, el gerente, Enrique Salas, no permanece en Puerto Carreño y desconoce las angustias por las que atraviesa el pueblo. Aún así, faltan todavía cinco años para terminar el contrato de concesión sobre el acueducto.
“La alcaldía ha tomado cartas en el asunto ya que la negligencia de parte del gerente de la empresa, que ni siquiera vive en el municipio le impide siquiera dar la cara para darles respuesta a los habitantes”, dijo Mauricio Londoño.
La falla, aparentemente estructural, solo podrá ser determinada por un grupo de ingenieros especialistas que informará a la alcaldía a ciencia cierta qué provocó el derrumbe del muro y cuánto dinero podrá costar la reparación.
“La solución de fondo es levantar nuevos tanques de almacenamiento y planificar un sistema de acueducto para un municipio capital de departamento que cada día crece más. En mi Plan de Desarrollo contemplé el mejoramiento y ampliación del servicio de acueducto, pero son obras que cuestan mucho dinero con los que el municipio no cuenta pues es una inversión muy alta”, explicó el alcalde.
Añadió que ya ha conversado con el Gobierno Nacional para poder avanzar en la consecución de unas plantas potabilizadoras portátiles y solucionar en parte la necesidad de agua de los habitantes de Puerto Carreño.
Decretando la calamidad del municipio, la alcaldía podrá invertir en los tanques de almacenamiento, pese a que la operatividad y cobro del servicio están en manos de la concesionaria.
El Espectador intentó comunicarse con representantes de Seppca S.A pero informaron que estaban en la ciudad de Medellín.

El Espectador
Con la tecnología de Blogger.