Liberado policía de Vichada

Luego de casi dos días de estar en poder de la Guardia Nacional Venezolana, el sábado fue entregado a la Policía de Vichada el patrullero Lázaro Valluna Pérez, en el estado venezolano de Apure.
El hecho, que es manejado con el mayor sigilo por la Policía, puso a las autoridades en Vichada a coordinar inicialmente su búsqueda y luego a tramitar su entrega, sin que el incidente trascendiera como un lío diplomático.
Si bien el coronel Yesid Galeno, comandante de la Policía en Vichada, dijo que “no había pasado nada”, este diario pudo confirmar, con fuentes en la Policía y autoridades migratorias, que la Guardia Venezolana mantuvo al patrullero en la Base de San Fernando de Apure mientras verificaban si era uniformado activo.
La versión del patrullero coincidió con la entregada, días antes, por tres de sus compañeros, entre ellos dos mujeres, quienes el pasado jueves pasaron el río Orinoco –que separa a Puerto Carreño de Puerto Páez– para hacer compras.
Los policías, que ese día estaban de permiso y, según las fuentes oficiales, iban de civil y sin armas, fueron abordados por dos hombres armados en un restaurante. Luego de pedir documentos y celulares, dejaron salir a las dos mujeres.
Las dos policías tomaron una lancha y, de vuelta a Puerto Carreño, dieron aviso de lo ocurrido. Mientras tanto, en Puerto Páez, los policías trataban de convencer a sus captores de dejarlos en libertad. Uno de los uniformados alcanzó a escapar.
En la tarde del jueves, la Policía de Vichada avisó del caso al cónsul venezolano en Puerto Carreño, Jesús Blondell, para gestionar la búsqueda del uniformado con la Guardia Nacional Venezolana. Fueron ellos quienes, entrada la noche del jueves, lo hallaron en una maraña. El patrullero fue llevado a la unidad militar, a dos horas de Puerto Páez.
Inicialmente, las autoridades venezolanas dijeron que lo entregarían en la mañana del viernes, pero primero realizaron verificaciones de su identidad y de lo ocurrido.
Finalmente, fue entregado el sábado a la Policía de Vichada, que, en una lancha, pasó el río para recibirlo. La acción fue manejada entre las autoridades locales, por lo que no se realizó registro migratorio.
Además, existía preocupación de que se prolongara la entrega luego de que Colombia enviara una nota diplomática a Venezuela por la presunta incursión miembros de la Guardia Nacional Venezolana en territorio nacional.

Con la tecnología de Blogger.