Buscan que exsenador fugitivo devuelva cerca de 38.000 hectáreas

El exsenador pereirano Habid Merheg acaba de completar 18 meses huyendo de la justicia colombiana, que, en octubre de 2013, ordenó su captura para procesarlo por presuntos nexos con paramilitares. Testimonios en poder de la Corte Suprema señalan que ese grupo ilegal lo habría ayudado a convertirse en una poderosa fuerza electoral en el Eje Cafetero, que alcanzó 60.000 votos en su debut en las urnas, a mediados del 2002.
Pero hay otro sector del Gobierno que anda buscándolo para otro asunto. EL TIEMPO estableció que hace 10 días le mandaron a decir que evaluara la posibilidad de que él y su círculo de 31 allegados devuelvan las 38.144 hectáreas que el entonces Director de Incoder, Carlos Arnulfo Velasquez, les adjudicó irregularmente en el Vichada y que hoy están en pleito con el Estado.
El Incoder tiene evidencia de que los beneficiados, entre quienes están empleados, copartidarios y amigos de Merheg, mintieron sobre aspectos fundamentales para ser adjudicatarios de tierras.
En el 2008, EL TIEMPO reveló que ninguno pudo acreditar haber vivido cinco años en la zona y, tampoco, tener explotadas las dos terceras partes del predio, como lo exigen las normas. (Lea: Tierra y guerra)
Por eso, tras una investigación liderada por la Superintendencia de Sociedades, las resoluciones de adjudicación (expedidas en el 2006) fueron revocadas y se ordenó la recuperación material de las tierras, concentradas cerca al municipio de La Primavera (Vichada).
Pero ha sido imposible tomar posesión de estas. Varios de los adjudicatarios demandaron al Incoder y le pidieron al Tribunal Superior del Meta y al Consejo de Estado que anulara las revocatorias de las resoluciones de adjudicación.
Además, han instaurado decenas de acciones de tutela en las que alegan que les han violado el debido proceso y el derecho a la igualdad. Además, les pueden causar un perjuicio irremediable y una violación al principio de prejudicialidad.
Con esas dos armas jurídicas, interpusieron querellas de amparo de Policía, han logrado frenar los trámites de lanzamiento y siguen ejerciendo control sobre las 38.144 hectáreas.
“Cuando llegamos a tomar posesión de los predios, la inspección de Policía de Nueva Antioquia lo ha evitado argumentando que debemos esperar a que haya un fallo de fondo sobre la anulación de las resoluciones. Pero ese proceso se puede demorar hasta 10 años en los tribunales contenciosos administrativos”, le explicó una fuente del alto Gobierno.
Por eso, el mensaje a Merheg es similar al que se le envió a los herederos del extinto ‘zar’ de las esmeraldas Víctor Carranza: que evite un pleito largo que desgaste el aparato judicial y que devuelva esos predios para que vayan al banco de tierras del Estado y se desarrollen proyectos productivos para campesinos.
Reporteros de este diario establecieron que el mensaje le fue enviado a través de un allegado y que a Merheg le sonó la propuesta. Sin embargo, estaría poniendo condiciones.
Bajo el argumento de que allí se han hecho millonarias inversiones, estaría pidiendo que se les deje desarrollar el proyecto productivo, ya sea bajo la modalidad de arrendamiento de la tierra o de compensación. (Lea: Mafiosos y 'paras' se disfrazan de víctimas para reclamar tierras)
El tema aún está crudo y, además, a los acercamientos de buena voluntad se les podría atravesar un nuevo hallazgo que hizo la Fiscalía y que se convertiría en una nueva evidencia contra el exsenador, dentro del proceso que le sigue la Corte Suprema.
Se trata de un predio urbano en Caucasia (Antioquia) al que estaría vinculado el extraditado jefe paramilitar Carlos Mario Jiménez, alias Macaco, en el que funcionó una empresa de televisión de la que Merheg era representante legal.
En todo caso, el Gobierno cree que a las 25.000 hectáreas que entregaron los herederos de Carranza se les podría sumar las 38.144 de Merheg y, posiblemente, 29.000 más de Pedro Oliverio Guerrero, ‘Cuchillo’, que están en manos de una iglesia cristiana del Valle. (Lea: Tierras de Víctor Carranza, 'zar' de las esmeraldas, vuelven al Estado)
Si esto cuaja, por la vía ‘diplomática’ se estarían recuperando más hectáreas que por la de los jueces de tierras: que según cifras del propio Gobierno, en tres años van 100.000 hectáreas.
Predio enreda a Merheg
El 22 de agosto de 2014, por solicitud de la Fiscalía, una magistrada con funciones de control de garantías de Bucaramanga decretó una medida cautelar sobre un predio urbano ubicado en Caucasia, bajo Cauca antioqueño. Por ese inmueble se adelanta una investigación en la Dirección de Extinción de Dominio de la Fiscalía para determinar si perteneció al extraditado jefe paramilitar Carlos Mario Jiménez, alias Macaco. (Lea: Quitan tierras a empresarios y las devuelven a familias de Turbo)
La investigación de la Fiscalía determinó que, desde 1999, en el local funcionó una empresa de televisión de la que el exsenador Habid Merheg era accionista y su representante legal. En la misma audiencia, que presidió la magistrada de Bucaramanga, se mencionó el posible vínculo entre ‘Macaco’ y Merheg. No obstante, en la Corte Suprema hay varios testimonios que lo confirman. Paramilitares y narcos –como ‘Pablo Sevillano’, ‘Ernesto Báez’, Rasguño y ‘don Berna’– aseguran que Merheg era integrante del bloque Central Bolívar y que les recibió dineros que ayudaron a aumentar su fortuna y caudal político.
Por petición de la defensa de ‘Macaco’, el 18 de marzo la Corte Suprema ordenó levantar la medida cautelar sobre el predio de Caucasia, pero la investigación continúa.
UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
Imagen Cortesía de La Silla Vacía
Con la tecnología de Blogger.