Fuerza de tarea contra bandas criminales en el Llano

Informes de inteligencia, evaluaciones de consejos de seguridad, alertas de la Defensoría del Pueblo y centenares de quejas de víctimas, coinciden en que el fenómeno de las bandas criminales viene en aumento en los Llanos Orientales.
La llegada al sur del Meta del temido ‘clan Úsuga’ –antes ‘Urabeños’, la banda criminal más grande del país–, agravó las presiones y acciones delictivas que ya venían realizando ‘el bloque Meta’ y el ‘libertadores del Vichada’.
Para contrarrestar las acciones delictivas relacionadas con el narcotráfico, el homicidio y la extorsión de estas bandas, el Comando General de las Fuerzas Militares le dio vida a la Fuerza de Tarea Troya, que tiene la misión de implementar la cacería de sus cabecillas y demás miembros.
El coronel Frank Valencia García, comandante de la Brigada de Selva 22 del Ejército, anunció que 400 militares bajo el mando de un mayor, tienen la responsabilidad de perseguir a las bandas criminales en los municipios de Puerto Concordia, Mapiripán y Puerto Rico, en el Meta, así como San José del Guaviare, en el norte del Guaviare.
“La operación incluye el despliegue táctico y operativo de tres batallones por los municipios que están sintiendo la presión de estas bandas, los del Meta son los más afectados”, dijo el coronel Valencia García.
Uno de los objetivos es combatir la disputa por el control de las rutas del narcotráfico y romper con la cadena de producción de base de coca de los frentes séptimo, 43 y 44 de las Farc, estructuras que venden la pasta base a las bandas para el procesamiento de cocaína.
“Cuando se trata de narcotráfico se generan alianzas macabras y aquí no es la excepción. Las Farc son el mayor productor de pasta base de coca en Colombia y en el mundo y, en especial en el Guaviare y Vichada, no les interesa quien la compre”, afirmó el militar.
El trabajo de inteligencia de la Policía será fundamental para la coordinación de operaciones con el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. También contarán con el apoyo del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI).
El apoyo de la Fiscalía lo aportan los fiscales especializados de la Unidad contra las bandas criminales desde Villavicencio, con investigaciones en contexto.
Ante la infiltración de estas bandas en algunas estructuras del Ejército, el oficial manifestó que son hechos aislados y que la institución “siempre ha actuado de forma inmediata para vincular a los militares responsables a procesos disciplinarios, administrativos y penales”.
El oficial hizo un llamado especial a las empresas productoras de palma y de plátano en la región debido a informes sobre la llegada a estas plantaciones de personas infiltradas de estas bandas, la mayoría procedentes de la zona del Urabá.
“Es importante que denuncien y cuenten con el apoyo de Troya”, dijo el coronel Valencia.
Aunque el principal objetivo de la unidad militar será perseguir a las Bacrim, su misión también incluye el control de los ejes viales, la infraestructura energética y de comunicaciones.
Guerra de aliados y enemigos
En municipios como Mapiripán, Puerto Concordia, Fuentedeoro y Puerto Lleras ya se siente la presión de los ‘Úsuga’ o ‘los Gaitanistas’, como se hacen llamar en la región, particularmente con la extorsión.
Los sitios conocidos como El Alto del Águila y Pueblo Seco son caracterizados por la Fuerza pública como puntos intermedios, en medio de la disputa territorial por el control de las rutas de la coca.
El ‘bloque Meta’, bajo el mando de alias ‘Jhonatan’, se alió con el ‘clan Úsuga’, que al parecer lidera un delincuente conocido con el alias de ‘Moná’. Estos grupos están unidos en disputa por las rutas contra el ‘Libertadores del Vichada’, bajo el mando de Martín Farfán Díaz González, alias ‘Pijarbey’.

Con la tecnología de Blogger.