Un día en Puerto carreño

Cualquier parecido con la realidad, no es mera coincidencia
Carlos se trajo una motico "del otro lado", porque no tenía para comprar una colombiana y la internó en la Alcaldía de Puerto Carreño. Pagó su SOAT, rodamiento en la Gobernación y todo lo de ley. Sin embargo faltaba un paso. La moto debía hacerla revisar en la SIJIN de Puerto Carreño.
- Buenos días -Dijo Carlos
- Buenas - lo atendió amablemente un uniformado
- Es que necesito que me revisen la moto, para completar el proceso de legalización
- Amiguito, eso está grave -dijo el uniformado- El man que hace eso no está. Vuelva en unos días
Un mes después, y de haber recibido la misma respuesta unas cuatro veces...
- Cómo hacemos? Esta es la cuarta vez que vengo y ese policía nunca está -dijo Carlos (berraco)
El uniformado que lo atendió se rascaba la cabeza y después de hacer mil muecas, respondió:
- Ese man es muy difícil que lo encuentre. Le puedo colaborar. Deme 40 mil y le pongo el sello
.........................
Jorge iba por la noche con su hijo cuando una moto RX a toda velocidad y sin luces casi lo mata. El que conducía era un joven con uniforme de bachiller, sin casco, que no sobrepasaba los 20 años, pero su velocidad era superior a 100 kms/hora. Un "chino" que conversaba con unos amigos, le dijo a Jorge:
- Ese es "el diablo" y la banda de los RX, que andan a toda mierda, pero como son hijos de papi y mami o amigis de los tombos...
Jorge fue a la estación de policía a poner la denuncia, y a los 20 minutos apareció el de tránsito
- Por qué se demoró tanto - preguntó Jorge
- Es que soy yo solo para atender Puerto Carreño -respondió el patrullero, que parecía dormirse en la moto del cansancio
- Pero y toda esa gente que trabaja en la policía, a qué se dedica? -preguntó inocentemente Jorge, agregando:
- Cuando vino el Comandante de la Policía Nacional, ahí si salieron toiticos de las oficinas a cuidarlo. Mas de 100 policías en las calles, y ahora no se ve uno ni en las curvas.
Sin embargo el uniformado encogió los hombros y hizo un gesto de "no tengo la menor idea"
.......................
Patricia iba saliendo de su casa en el Gabriel Robledo, con su hijo y su mascota. Eran cerca de las 8.00 pm, cuando de repente un camión sin luces pasó por su lado a toda velocidad sin parar, matando a su mascota y casi mata a su hijo. Un policía que casualmente visitaba a su "novia" por esos lados, se cruzó con ella y cuando Patricia le pidió que llamara a la patrulla, este respondió:
- Señora. A esta hora pasan los carros con el contrabando y andan arriados. Mas bien quédese en su casa, no sea que le pasen por encima.
.......................
A Julieth, Juan y José, le robaron simultáneamente en sus viviendas del Barrio Camilo Cortés. La policía llegó y se limitó a "preguntar" (nada de huellas, ni fotos, etc). Después de averiguaciones con los vecinos, alguien vio al ladrón y dijo dónde vivía.
Los afectados fueron a la estación, y unos uniformados fueron hasta la casa del delincuente, pero en lugar de apresarlo, le pidieron el favor que devolviera las cosas. El ladrón devolvió lo que quiso y la policía más tarde entregó las pertenencias robadas según "su criterio". 
Con la tecnología de Blogger.