Se frena proyecto agroindustrial en el Vichada

Alejandro Santo Domingo Dávila, presidente de la Junta Directiva de Valórem, explica por qué frenó su proyecto
El Grupo Santo Domingo confirmó que suspendió el proyecto agroindustrial que adelantaba en el Vichada por la falta de reglas claras en la política de tierras. Es la primera vez que esta organización hace expresa alusión a la parálisis de estas inversiones y se lamenta por el claro estancamiento en el desarrollo de la altillanura. 
En la pasada asamblea de Valórem, vehículo de inversión de la familia Santo Domingo, se informó a los accionistas que “debido a las bajas posibilidades de desarrollar el proyecto para el cual fue concebido, se tomó la decisión de suspender temporalmente la operación y entrar en un proceso de liquidación, tanto para Sugranel como para Naviagro”.
La primera compañía desarrolló un plan piloto de cultivo y procesamiento de maíz y soya en 800 hectáreas de terreno arrendado en el Vichada. Naviagro, por su parte, se constituyó como una compañía de soporte logístico para el transporte por vía fluvial desde la zona de cultivos, procesamiento y almacenamiento hasta el enlace con el sistema de carreteras nacionales. Para el grupo Santo Domingo, el hecho de que el gobierno siga sin modificar la regulación sobre la propiedad de tierras baldías adjudicadas “limita las posibilidades de que los grandes inversionistas nacionales o extranjeros puedan acceder a áreas cultivables que generan niveles de rentabilidad aceptable para los proyectos agroindustriales”. Valórem está buscando la mejor opción para explotar los activos de propiedad de Sugranel y Naviagro. Aunque no se informó oficialmente cuántos recursos se invirtieron en este proyecto, se sabe que se trataba de obras de gran envergadura que podría requerir inversiones por unos 300 millones de dólares.

Con la tecnología de Blogger.