Vichada online

La tecnología actual está teniendo una fuerte orientación hacia los servicios en la nube. Para los que no están familiarizados, de acuerdo con Wikipedia, la computación en la nube o simplemente "la nube" (cloud) es ofrecer servicios a través de Internet. ¿Qué servicios? De todo; aplicaciones, correo electrónico, almacenamiento de información, trabajo en línea, etc. Estas nubes pueden ser públicas (en internet) o privadas (locales). Tanto las privadas como las públicas casi siempre son centros de datos, pero en el caso de las privadas (locales) se usan en los entornos empresariales y educativos para reducir carga y latencia de red, mejorar la administración y descentralizar algunos procesos vitales que se manejan en las nubes públicas (Internet).
Aclaramos que el hecho de ser pública no significa que cualquiera puede tener acceso a nuestros datos. Existen algoritmos de encriptación que protegen la información. Además en muchas nubes públicas hay que compartir enlaces para que realmente sean públicos al alcance de cualquiera o con quien lo compartamos.
El concepto de la nube no es nuevo. Durante años hemos tenido correos electrónicos alojados en Internet (como hotmail, yahoo o gmail), y hemos podido subir archivos a servidores en Internet o realizar descargas desde estos.
Lo que sucede es que en la actualidad este abanico de servicios se amplió, y ya no solo se limita a los correos o a descargar o subir archivos a la red, sino que ya podemos editar documentos directamente en Internet, sin necesidad de usar Word o Excel de Microsoft Office (Microsoft saco la versión Office 360 para el trabajo en la "nube" y Google tiene sus propios editores). También podemos usar programas de sincronización para guardar archivos en Internet sin tener que subirlos o bajarlos manualmente (dropbox, Google drive, skydrive, etc). Incluso ya se puede administrar toda una infraestructura en la nube o administrar una empresa desde Internet. Hablamos de sistemas operativos, programas y todo manejado desde Internet.
Estamos es la era Post-PC. La tendencia para la próxima década es la miniaturización de los dispositivos de computación, haciéndolos cada vez más portables, ya que, como la mayoría de los recursos y servicios se procesan "en la nube", el usuario prácticamente no necesita un computador tradicional. Esto implica una reducción enorme en los costos por concepto de infraestructura, mantenimiento y energía, y una mejora significativa en materia de seguridad e interactividad.
De hecho las grandes empresas en la actualidad, ya no están usando computadores tradicionales. Toda su tecnología se basa en clientes livianos (tablets, smarthphones, lancore, virtualización, zero clients, etc, etc) que se conectan a estos Datacenters para desarrollar sus labores diarias.
En esta dirección están orientadas las Nuevas Tecnologías de la Información y las comunicaciones TIC; los últimos desarrollos tecnológicos y sus aplicaciones (programas, procesos y aplicaciones), que se centran en los procesos de comunicación, agrupados en las áreas de informática, vídeo y telecomunicaciones, con interrelaciones y desarrollos a más de un área.
El Vichada
Todas las instituciones del departamento (sin excepción) basan su infraestructura computacional en arquitecturas de hace dos décadas; muy lejos de lo que representan realmente las TICs. Y anualmente invierten cuantiosos recursos para seguir alimentando este esquema anticuado (redes de datos, computadoras y periféricos) y anti-ecológico que genera un alto consumo energético, requieren de mantenimiento permanente y tienen un ciclo de vida muy corto (5 años), generando desechos tecnológicos altamente nocivos para la salud pública y con un impacto negativo en el medio ambiente.
Lo peor es que el Gobierno Central patrocina esta política de despilfarro tecnológico. Por ejemplo, el programa Computadores para Educar, entregó al Vichada en el 2012-2013 más de 400 computadores, a un costo superior a millón quinientos mil pesos/unidad. Unos computadores personales obsoletos, lo cual reduce su ciclo de vida útil a tan solo 3 años.
Toda esta basura tecnológica no se recicla, por lo cual el Vichada, en 10 años, enfrentará un serio problema ambiental.
A pesar de esto, el departamento no ha dado muestras de cambiar esta política y para el 2013 se adquirieron más de 300 computadores y otros equipos tecnológicos (impresoras, servidores, cableado estructurado, y  equipos de telecomunicaciones) y se espera que la cifra suba para el 2014.
La justificación es que estas nuevas tecnologías, en especial la computación en la nube, no se puede implementar en el Vichada porque no existen conexiones terrestres de fibra óptica. Todo el acceso a Internet es satelital o por radiofrecuencia y otras tecnologías WIFI, que son muy costosas (1mb de datos en Bogotá cuesta 30 mil pesos y en el Vichada 2 millones de pesos)
Si bien esta afirmación es cierta, no impide desarrollar infraestructura en la nube privada o local. Datacenters locales (físicos o virtuales), disk-cache, entre otras tecnologías, que pueden mejorar el rendimiento de Internet hasta en un 50% con las conexiones existentes y abaratar en la misma proporción la adquisición de infraestructura tecnológica usando clientes ligeros. Además. en la actualidad se ha masificado la arquitectura p2p (la misma que usa el programa Ares) y esto es un esquema ideal para retransmitir datos en sistemas de baja conectividad como el caso del Vichada.
Los primeros pasos hacia el futuro
No todo el panorama es sombrío. Hay iniciativas independientes que vale la pena mencionar y apoyar. El Colegio José Eustasio Rivera de Puerto Carreño ha desarrollado un laboratorio de robótica, en el cual se les enseña a los alumnos a construir dispositivos electrónicos con desechos tecnológicos, lo cual tiene un impacto positivo para el medio ambiente.
Zero Clients Technology for Multipoint Server
Por otro lado, la Alcaldía de Puerto Carreño con el apoyo del programa de Competencias Laborales del SENA Vichada, se han comprometido para el 2014, apoyar una iniciativa presentada por unos estudiantes del municipio para impulsar el desarrollo de un sistema experimental con tecnología Zero, usando en parte equipos reciclados, con el objeto de sensibilizar a la comunidad con el uso de estas nuevas tecnologías, que a fin de cuentas representan la computación del futuro y el municipio pueda dar el salto y migrar sus sistemas a mediano plazo.
Lo ideal fuese que estos proyectos TICs nacieran del propio departamento o municipio, sin embargo no ha sido así, pero aún hay tiempo. Se espera que para el próximo año aparezcan una docena de iniciativas similares. Ojalá las administraciones departamental y municipales reaccionen y apoyen decisivamente estos proyectos, por el bienestar del Vichada.
Con la tecnología de Blogger.