Modelo Vichada

Los acuerdos de La Habana –por los temas tratados hasta ahora– comprenderán puntos que son ya los aspectos menos relevantes para la gran empresa transnacional que constituyen las Farc, expandidas del secuestro, la extorsión y el narcotráfico a la minería ilegal. Tan pronto se percató el Secretariado de que el futuro de Colombia estaba más bajo la tierra que sobre ella, allá fueron a dar.
La producción y explotación del tungsteno nos muestra la estructura y fines de una guerrilla que exigirá, al final de las negociaciones, mucho más que indultos, participación política y Constituyente, porque, aparte de máquina de destrucción, es un aparato de acumulación de capital tan rico como cualquier trust de los más poderosos de Alemania, Estados Unidos y América Latina.
Repasemos la lista conocida de sus mejores clientes de tungsteno: BMW, Ferrari, Porsche, Volkswagen, Siemens, Apple Inc, Hewlett Packard y pare de contar. En resumidas cuentas, proveen al Primer Mundo de materia prima para fabricar lo último en tecnología. ¿Soñaron Ardila Lulle, Santo Domingo, Sarmiento Angulo y el sindicato antioqueño que tendrían unos colegas tan exitosos?
No. Pero no los preocupa, ni preocupa al Gobierno. Ya hay gente curiosa por saber si los negociadores oficiales han previsto agregarle a la agenda, con miras al postconflicto, derroteros sobre el futuro de semejante engranaje empresarial. Claro que no lo harán. De la Calle ha dicho hasta el cansancio que la agenda se respetará. Los hilos de la paz tienen un carrete unificador que preservará la reinserción de estorbos como los que le regaron ácido a la paz con las AUC.
¿Así de fácil es la cosa? ¿Acaso son dulces de ventorrillo los intereses económicos en juego?
No nos intranquilicemos. Los cacaos de camuflado no son hijos de menos madre que los que visten trajes Roberts, camisas Monti, zapatos Bally y corbatas Hermès. Han demostrado que son tan duchos para la plata como para el fusil, y la selva no les ha mermado la codicia por indigestados que estén de subversión. Su sola sintonía con las multinacionales citadas reveló su sagacidad para vender metales por fuera del comercio regular.
El modelo Vichada será la solución. Con la mina Cerro Tigre y las otras se hará lo mismo que con las maromas que no alcanzaron a legalizar la tramposa adquisición de baldíos: otro proyectico de ley para que Rengifo legalice en el Guainía lo que ya estará legalizado por Estupiñán en el Vichada. Es una sencilla aplicación del principio de igualdad, con la ñapa de que Santos arrollará en las elecciones a los pachitos, superará su precariedad económica con los dólares del Premio Nobel y molerá a Uribe en el ruedo con los generales Mora y Naranjo de monosabios.

Con la tecnología de Blogger.