Falso positivo con la muerte de carecuchillo

El coronel Óscar Orlando Gómez Cifuentes, el capitán Hair Arturo Aguilar Restrepo y cinco soldados profesionales van en camino de escribir uno de los capítulos más escabrosos de los llamados ‘falsos positivos’ en el país.
Los siete están detenidos por un supuesto combate que en noviembre del 2007 fue presentado por el Ejército como uno de los más grandes golpes contra el ‘Erpac’, la banda del temido Pedro Guerrero, ‘Cuchillo’.
Esa vez, en medio de fuertes señalamientos de complicidad de miembros del Ejército con esa ‘bacrim’, se anunció la muerte del hermano de ‘Cuchillo’, Dúmar Guerrero.
El entonces comandante de la IV División, general Guillermo Quiñónez, le notificó al país el fin de Dúmar, conocido como ‘Carecuchillo’, y de cuatro de sus escoltas en un combate con el Batallón de Infantería 43 en Cumaribo, Vichada.
Pero ‘Carecuchillo’ no estaba muerto. La semana pasada, en Villavicencio, la Fiscalía les imputó a los militares los delitos de homicidio en persona protegida, concierto para delinquir y falsedad ideológica en documento público. Asegura que montaron un falso combate para simular la muerte del narco y librarlo de la persecución a la que lo tenían sometido los cuerpos élite de la Policía.
El expediente dice que por el montaje se pagó una fuerte suma de dinero y que el mismo, además, buscaba bajar la presión por la falta de resultados contra el ‘Erpac’.
Según la investigación, al menos dos de los muertos fueron desenterrados del cementerio de Cumaribo y, misteriosamente, aparecieron después en manos de los militares. Desconocidos se los llevaron en vehículos tipo Hummer. Las heridas de los cuerpos también eran sospechosas. Tenían impactos de balas de fusil disparado a corta distancia, lo que debilita la versión del combate. La Fiscalía cree que se trata de cuatro de la banda asesinados por sus propios compañeros y de un civil ejecutado en un ‘falso positivo’.
El plan hizo agua en mayo del 2008, cuando ‘Carecuchillo’ se entregó a la Fiscalía para pedir cupo en Justicia y Paz, alegando su antigua pertenencia al Bloque Centauros de las Auc.
‘Carecuchillo’ se fugó de la cárcel La Picota, de Bogotá, en febrero del 2010, en un episodio en el que la complicidad de agentes del Estado aún no ha sido aclarada. Fue recapturado meses después, cuando buscaba protección con socios de la zona esmeraldera de Boyacá.
Indagan otro ‘falso positivo’
El coronel Óscar Gómez Cifuentes tiene otra deuda pendiente con la justicia. Se trata de la investigación que lleva un fiscal de derechos humanos y DIH sobre presunto delito de homicidio en persona protegida por un falso combate de diciembre del 2006. El ente investigador sostiene que Gómez Cifuentes es el responsable de presentar en un reporte la muerte de dos supuestos terroristas, también en Cumaribo, quienes portaban revólveres. Las personas fueron identificadas plenamente y al parecer no tenían nexos con grupos ilegales o bandas criminales.

El Tiempo
Con la tecnología de Blogger.