Portafolio

Una crisis sin precedentes enfrenta el Departamento Vichada. Altos índices de desempleo, no hay PIB (Producto interno Bruto), tampoco PIE (Producto interno exportable). El departamento no produce ingresos propios y la economía depende casi en un 100% del estado y del contrabando.
Desde hace unos 5 años, estos síntomas han ido apareciendo paulatinamente. Vichada pasó de ser agropecuario y ganadero, a priorizar las actividades extractivas (petroleo y minería), debido a su baja productividad, sin embargo también este sector está en riesgo por los recientes escándalos de compra-venta ilegal de baldíos, ya que gran porcentaje de estas tierras están en manos de las empresas y conglomerados que manejan esta rama.
Al mal tiempo buena cara
Un viejo adalgio dice que la mayor fuente de enseñanza no es precisamente una universidad, sino las tribulaciones. La escasez, la pobreza y la desesperación hacen al ser humano más creativo, ya que esta obligado a salir de la situación precaria para edificar su futuro. Muchos eligieron el contrabando o el narcotráfico como salida, pero éste no es el único camino. De hecho es una solución a corto plazo, que crea más mal que bien.
Cultura
Vichada tiene muchas riquezas, pero muy malos administradores y escasos visionarios. La razón es que impera la cultura de "Primero yo, segundo yo y tercero yo". Si realmente se pretende que cambie la situación actual y Vichada se convierta en uno de los mejores departamentos de Colombia, comparable con Chile o Costa Rica, hay que iniciar un proceso de remoción desde los cimientos para eliminar esta cultura, e imponer "el bien común por encima del personal".
Pobreza y desempleo
La pobreza y el desempleo es otro punto que pareciera que les favorece a los políticos, ya que, de acuerdo a varios testimonios de votantes, "a mayor pobreza, más barato les sale el voto"
La pobreza y el desempleo son enfermedades que corrompen la sociedad. La ecuación es simple: si el mesero tiene trabajo, el mecánico también, el soldador, el empresario y así sucesivamente, todos tienen ingresos, entonces también tienen poder adquisitivo sobre bienes y servicios, lo que trae como resultado que la economía departamental se mueve; pero la actualidad es muy diferente.
El crecimiento económico, tanto del Estado como de la empresa privada y de los ciudadanos, está dado en gran medida por las inversiones rentables que se hagan a corto, mediano y largo plazo. Vichada no tiene un portafolio que apunte a tener ingresos propios... Solo gastos. Gran parte del empleo, la inversión y el desarrollo dependen de estos ingresos propios, por tanto mejorarlos es vital y el resultado se mide en las calles.
No hablamos de que la Secretaría de Educación compre un CDT para que le entreguen unos computadores viejos que nadie compra y un rendimiento mínimo por inmovilizar la plata un año. Hablamos de una cartera de inversiones.
Ejemplo: La fiduciarias pertenecen a conglomerados financieros que colocan el dinero en un portafolio de inversiones variados, que van desde bonos, acciones, mercado de divisas, etc. Y estas inversiones las hacen gracias a que entidades públicas, como la Gobernación de Vichada, colocan los anticipos de los contratos adjudicados. En otras palabras, la plata la pone la Gobernación y la fiducia se queda con el rendimiento.
Otro ejemplo clasico es la inversión en combustibles a futuro. No se sabe con exactitud a cuanto ascenderán los ingresos procedentes del petróleo para los próximos 10 años, pero de acuerdo a El Espectador y Ecopetrol, los yacimientos pueden alcanzar hasta 200 mil barriles diarios, sin embargo no existe ningún indicio de que el gobierno departamental está interesado en tener inversiones en este sector. De hecho causa el efecto contrario, ya que, a sabiendas de que existirá a futuro inmediato demanda de personal calificado, no ha hecho ningún esfuerzo por formar estudiantes con este perfil, lo que está obligando a las empresas petroleras (lo mismo aplica para las reforestadoras) a importar la mano de obra de otros departamentos, generando más desempleo en la región, algo absurdo teniendo en cuenta que hasta el Gobierno Central tiene su portafolio de inversiones en el sector petrolero del Vichada, al igual que muchas otras empresas.
El empleo es un activo y a la vez una inversión que se hace en la persona para que genere riqueza. Sin empleo no se puede pagar la hipoteca, comida o ropa, por tanto no hay poder adquisitivo y la economía se estanca.
Racionalización
Desde los planteles educativos, empresas del estado o privadas y demás instituciones se puede incentivar el reciclaje, la racionalización de energía eléctrica y el agua. Esto debe convertirse en una política departamental.
Un ejemplo clásico del despilfarro es que desde hace 5 años el departamento no cumple con la política Cero Papel de Gobierno en línea, a pesar de haber gastado cientos de millones en la adquisición de los elementos necesarios para evitar el consumo de papel.
Vea: Toda laguna tiene su desaguadero
Inversiones rentables
Los gastos departamentales deben estar concentrados en ser redituables y la periodicidad es fundamental. Muchos se preguntan cuál es el beneficio por estudiante graduado en cada establecimiento educativo departamental. 
De acuerdo a una encuesta realizada por Planeación Departamental en el 2011, el 20% de los graduados de bachillerato continúo sus estudios superiores y el 10% tiene trabajo (empleado o negocio propio). Esto es un otra dilapidación de recursos. No se puede pretender invertir millones de pesos para tener un saldo del 70% de estudiantes sin hacer nada. Es necesario que hagan aportes redituables al departamento como compensación.
Por otro lado, la Gobernación de Vichada anualmente realiza cuantiosas inversiones en bachilleres a través de un Fondo educativo (con recursos administrados por el ICETEX), con el propósito de que continúen sus estudios superiores, y después de financiarlos durante años y ofrecerles becas de estudio, aproximadamente el 30% se gradúa y ninguno presta servicios sociales al departamento, y aquellos que son contratados, no realizan aportes significativos que generen rentabilidad económica u otro beneficio socio-económico o cultural para la comunidad. 
Es necesario que esto cambie. Así como las políticas departamentales respecto a los programas de estudios, perfiles estudiantiles, que estén más acordes con la demanda actual y no formar bachilleres que terminen sus días al servicio del contrabando, el narcotráfico o la corrupción por el simple hecho de la falta de oportunidades.

.... Fin de la primera parte
Con la tecnología de Blogger.