Causales del Estancamiento Social, Político y Económico

Por: Karina
Columnista invitada
Las características psicosociales que conforman la base cultural de la mayoría de los pueblos Llaneros, cuyos orígenes deben buscarse en nuestras herencias y tradiciones políticas, económicas, sociales, religiosas y ético-morales propias de cada región, y que en general nos identifican como comunidades de fuertes tendencias dependientes y clientelares, se nutren de un cuerpo de creencias sumamente arraigado en el entorno que refuerza la necesidad de un Estado todopoderoso, distribuidor y redistribuidor, que es lo que realmente, por influencia cultural, desalienta las iniciativas personales y competitivas de la población.
Ello explica, en gran parte, el subdesarrollo que se ha establecido en Vichada, en particular como con- secuencia de los sistemas políticos acentuadamente personalistas que han pasado por el escenario del Departamento, que con un modelo económico de naturaleza feudal actuaron frente a un sistema social poco estructurado, con niveles bajos de asociación, organización, participación y pluralismo.
Este es el caso, precisamente, del modelo de administración de los bienes públicos que se instaura en Vichada a partir de la creación del DAINCO como administrador de los mal llamados ‘Territorios Nacionales’ una región que se manejó por años con criterio de colonia o protectorado allende o de más allá de las fronteras, ente regional que inicia la administración  de los recursos del Estado, mediante un estilo colonialista que se impuso con tanta crudeza que los criollos del Llano Vichadense o quienes estaban radicados en el territorio, sólo podían subsistir  a expensas de una administración impuesta a criterio de mandatarios foráneos designados a dedo por el gamonal político de la época, que determinaba la orientación política que se le debía dar a las comunidades cuando el único empleador era el Estado y el único distribuidor del dinero circulante era la administración. En esa posición, era el único que podía de- terminar el desarrollo social y económico que se debía permitir y el adelanto en infraestructura  física que se podía implementar, considerando todo bajo un criterio colonialista que imprimió la cultura que tanto daño ha ocasionado y que continúa imponiéndose bajo criterio de gobernantes impropios que actúan sin reparo y menos, sin consideración por la realidad que vivimos.
En el marco de esta actitud gubernamental, a raíz de que los partidos políticos iban perdiendo orientación y distintivos como conductores legítimos de las masas electorales, surgieron los ismos que prevalecieron para crear hegemonías grupistas que gobernaron y administraron sin inquietud alguna y menos sin respeto a la comunidad, tal como lo hicieron: el Latorrismo, y el Villabonismo principalmente,  que venían y traían mandatarios que impresionaban mediante la secuela del centralismo que practicaron bajo el esquema de un nepotismo, donde todas las oportunidades  y beneficios del Estado eran para ellos mismos, sus familiares y allegados.
El sistema político de la época fue de carácter personalista, donde los ideales de la gente giraba en torno a un personaje que respondiera los deseos y preferencias afectivas de los electores, aun cuando este populismo estuvo signado por fuertes rasgos demagógicos y clientelares, por lo que el ámbito económico, y el sistema político de los años 70s y 80s se basó en un modelo de desarrollo capitalista de Estado dado que ese Estado jugaba un papel central en la estructuración de las principales coordenadas de desarrollo regional al fungir como propietario de la fuente de recursos y como agente de distribución de la riqueza. De ahí que la renta conseguida a expensas del Estado haya sido el factor dinamizador de la economía de muchos gamonales que se erigieron, mientras que el sector privado: el comercio y la empresa privada apenas sobrevivían, como lo hacen ahora, de las migajas que tiraban los gobernantes. En esta envoltura, durante la década de los 80 y en particular en la década de los 90, comenzó a acentuarse un proceso de resquebrajamiento en la unidad de las colectividades que como el Partido Liberal y el Conservador iban en decadencia sumergidas en una tormenta de crisis y deterioros de donde se puede deducir y palpar más nítidamente las opiniones que la mayoría de la población viene manifestando con relación a la elección de mandatarios, así como de las actitudes y creencias políticas de los que los han avalado, el desempeño de estos frente a las instituciones que manejan, y los procesos que se le siguen a la conducta de los actores.
Luego de la designación del territorio como Departamento, lo cual se hizo para sacar la región de esta circunstancia infortunada  que como se aprecia, impuso todos los componentes del atraso que aun vivimos, con la esperanza de una nueva era y una nueva visión en la forma de hacer política, comenzamos a elegir de manera consensuada los primeros mandatarios, buscando superar los agujeros y el hundimiento político que sufría la comunidad. Creímos que al adoptar una decisión por asentimiento personal y consentimiento popular los grupos humanos que sobrevivían en la región, especialmente el de personas que pertenecían a alguna colectividad política podrían salir adelante y sacar a flote el Departamento; sin embargo, no fue así, porque si bien habían comenzado bien, esperanzados en los cambios, donde tenían la oportunidad crear oportunidades, la cultura política de antaño empezó a resurgir  y retoñar en la clase política que comenzaba a establecerse en Vichada, con todas sus arterías y algunos resabios añadidos.
Y es a este perfil cultural que se debe la resistencia a los cambios que debemos imponer en materia política e implementar para elegir nuestros dirigentes, buscando que las administraciones sean más participativas, desechando aquellos candidatos que reflejen procesos políticos sin evolución, sin ideas y menos sin proyectos de desarrollo, que son generalmente las se han establecido en la comunidad vichadense, especialmente desde 2008, luego en el 2010 y finalmente en la última que se manifiesta con más crudeza.
Con la tecnología de Blogger.