Dónde está el Vichada

Hace poco, un corresponsal de TeleOrinoco se contactó con el prestigioso diario colombiano Caracol, acerca de la noticia publicada por este medio titulada "Investigan tortura a un indígena en Vichada" en el cual narra un suceso digno de una película de terror. Un indígena del Vichada fue quemado por un policía de la Sijín con una manguera de fuego por 8 millones de pesos de la venta de varios gramos de oro.
Caracol informó que la noticia la había proporcionado la personera del departamento (un cargo ficticio), Lizet Méndez Navarro, (que nadie sabe quién es), pero el mismo artículo contiene la respuesta a esta pregunta, cuando cita textualmente "Los hechos ocurrieron en Puerto Inírida" (la capital del Vichada???)
Ante este desorden geográfico, que espantaría a cualquier letrado, el funcionario de Caracol respondió con una frase muy común en el interior del país: "¿Y no es la misma vaina?"
Sin embargo el error garrafal, nacido de una información no verificada, no detuvo que se esparciera viralmente por internet. Otros medios publicaron la noticia, como Llanerodigital.com, entre otros.
Este no es un hecho aislado. Se estima que entre el 2011 y 2012 se han producido más de 40 artículos con imprecisiones referentes al departamento Vichada, y casi siempre este tipo de noticias raras tienen su origen en la ciudad de Villavicencio: la cuna de la desinformación
Ya estamos acostumbrados a que trasteen al Vichada para el Vaupes o Guaviare, y cambiar el Gobernador, los alcaldes municipales, la asamblea y los concejales de Guainía por los de nuestro departamento.
Otro caso de desinformación fue la noticia publicada por el medio digital de Villavicencio Notillano, el cual confirmó la destitución del Alcalde de Cumaribo Arnulfo Romero por la Procuraduría General de la Nación. Si bien el político fue inhabilitado para ejercer cargos públicos en primera instancia, la apelación ya se encuentra para fallo y se espera, de acuerdo a algunas fuentes, que la Procuraduría General ratifique la decisión, esto no significa que el pronunciamiento esté en firme y ya se haya emitido y notificado al doliente y mucho menos que el Gobernador del Vichada haya nombrado su reemplazo, tal y como afirma este medio.
Los interesados en seguir el estado del proceso contra el Alcalde de Cumaribo, pueden consultarlo en el siguiente enlace: D-2012-104-525425 - SIAF 2012-131758.
Muchos mandatarios de la región, en su afán de protagonismo nacional, le han echado más leña al fuego a esta problemática al preferir divulgar la información institucional en medios nacionales y no regionales (así también sucede con la contratación), ya que, según su teoría, estaría al alcance de todos, sin percatarse de que su electorado está en el Vichada y no en Villavicencio o en Bogotá.
Este planteamiento podría tener algún sentido siempre y cuando la divulgación sea de carácter turístico y/o cultural, pero se convierte en retórica barata cuando es información de interés comunitario. La realidad es que estas decisiones responden más a intereses privados y políticos (allanar el camino político hacia otras regiones) que a la socialización de la información.
La mayoría de los medios nacionales priorizan lo que sucede en sus territorios y una gran parte de estos ni siquiera sabe dónde queda el Vichada. 
"Para Bogotá y Villao, el Vichada son puros indios con arcos, flechas y taparabo; y aquí a nadie le importa lo que hagan los indios.", afirmó hace algunos años un político aspirante al senado a su paso por nuestro departamento.
Para corregir este planteamiento, que no será ni el primero ni el último, aclaremos que indios son los que viven en la India. Esta población, autóctona del Vichada y de otros rincones del planeta, se les llama indígenas, en un término genérico, o según la etnia a la que pertenecen. Lea las definiciones en Wikipedia.
Es la triste y desagradable realidad; no porque a nivel nacional nos traten como "indios", sino porque a pesar de que el Vichada es uno de los departamentos más hermosos de Colombia y con mayor potencial, también es un lugar olvidado de los dioses; pero no por los del Olimpo o los de la biblia, sino por los dioses del Congreso de la República, del Gobierno Central, de los medios de comunicaciones nacional y de nuestros propios dioses gobernantes.
Un usuario del chat de TeleOrinoco resumió sabiamente esta situación con una frase muy disiente:
"El Vichada no tiene dolientes"
Con la tecnología de Blogger.