Guerra por el narcotráfico en Cumaribo

La disputa territorial que por el control de las rutas del narcotráfico hacia Venezuela enfrentan el frente 16 de las Farc con la banda criminal 'Libertadores del Vichada -disidente del Erpac de 'Cuchillo'-, cobró la vida de cinco personas y dejó heridas a otras 4 en Cumaribo (Vichada).
Aunque la masacre ocurrió el 18 de junio en la inspección de Chaparral, en Cumaribo, organismos de policía judicial lo acaban de reportar luego de investigaciones adelantadas y coordinadas con la Fiscalía.
Según esas pesquisas, unos 30 guerrilleros del frente 16 -el grupo que comandaba el extinto 'Negro Acacio'- atacaron con disparos de fusil a personas del caserío a las que señalaron como integrantes de la banda criminal 'Libertadores del Vichada', al mando de alias 'Pijarvey'.
Fuentes de la Fiscalía informaron que, según testigos, la guerrilla reunió a los pobladores y les advirtió que iban a regresar a la zona y que la masacre era la cuota inicial de lo que les pasaría a los simpatizantes de las bacrim.
Hombres de inteligencia informaron que 'Pijarvey' -quien era el segundo de 'Cuchillo' en el Erpac y jefe de la banda en Vichada- al salir de la cárcel retomó sitios estratégicos para el narcotráfico que dominaba antes de ser capturado por la Policía, incluido Palmarito, Santa Rita, Cumaribo y Puerto Nariño, en el corredor hacia Venezuela.
Al clima de violencia que vive Vichada se suman las amenazas que sufre el personero de Cumaribo, Rosendo Rey, desde que comenzó a denunciar los abusos de las Farc y la bacrim.
La Fiscalía identificó a las víctimas como Jhonatan Winey Cruz Montes, de 24 años; Miguel Ángel Moreno Falla, de 21; Wilder Alexánder Sánchez Martínez, de 26; Elver Hernando López Velasco, de 28, y a Clara Mireya Luna Montilla, de 18 años.
'Advirtieron que me iban a matar'
Desde mayo, cuando se atrevió a denunciar ante el Gobierno nacional y la Fuerza Pública el riesgo de la población civil por acción de las Farc y de las bacrim, el personero de Cumaribo, Rosendo Rey, carga con una sentencia de muerte.
"Lo único que he hecho es denunciar lo que la gente me dice en campañas de divulgación de Derechos Humanos. Al otro día de hacerlo público, hombres armados en moto me agredieron físicamente y advirtieron que si seguía hablando ante el alto Gobierno me iban a matar", aseguró el Personero.
Fuente: RCN, El Tiempo, Llanera
Con la tecnología de Blogger.