Torneo Internacional del ‘Corrío Llanero’

Correo del Orinoco, Vichada - Este evento se estima como un certamen en el cual, exponentes de las costumbres llaneras manifiestan, para complacencia del público, lo que tradicionalmente realizan en el acontecer social de la región.
Así pues, cada año se dan cita en Puerto Carreño delegaciones de todos los Llanos del Orinoco, - región binacional de Colombia y la República Bolivariana de Venezuela - para mostrar con propiedad las habilidades autóctonas que se conservan en relación con la cultura de la Tierra Llana del Orinoco, región integrada por Aragua, Arauca, Apure, Barinas, Bolívar, Casanare, Guárico y Meta, comarcas que junto a Vichada - un territorio necesitado por demás de proyecciones culturales que le permitan mostrar su identidad - aunque están separadas por el artificio de una frontera señalada por las aguas del Arauca, del Meta y del Orinoco, permanecen hermanadas por lazos sangre, una misma historia y sola cultura. 
Con esta disposición decenas de juglares y compositores musicales traen al ‘Torneo Internacional del Corrío Llanero’ diferentes versiones del Poema y la Canción Llanera, igual que del baile criollo tradicional, en la misma forma que llegan a exponer la belleza y el talento de la mujer llanera, en busca de competir para ostentar cualidades físicas, artísticas y las sólidas virtudes culturales que las acompañan. Naturalmente, en esta manifestación no faltan otras costumbres que también permanecen al margen de lo que es solamente la música y la copla para mostrar las habilidades del jinete en faenas de vaquería, la velocidad de sus caballos en la carrera y la desenvoltura de los gallos en una riña. Pero también, con el paso del tiempo, por mera ignorancia se viene esquivando realizar otras muestras artísticas de la Cultura Llanera, como son las mismas artesanías, la pintura y la literatura oral o escrita, partes de las tradiciones llaneras que permiten el reencuentro del hombre con sus ancestros y el aprecio del legado cultural que han mantenido y se quiere preservar.    
De esta manera, en el marco estructural de lo que se concibió para crear del ‘Torneo Internacional del Corrío Llanero’, concurso que evidentemente se organizó con objetivos claros y concretos con el fin de exponer con satisfacción y afecto por lo propio, la realidad de la Cultura Llanera en busca de lograr una apertura optimista y real hacia el interior del país que la saque adelante, lo que constituye una razón por la que debemos hacer un análisis profundo de lo que debe ser, porque desafortunadamente el evento viene tropezando con dificultades que impiden que el certamen sea una exposición verídica de las tradiciones del Llano y los Llaneros, dado a que por falta de afecto y sentido de pertenencia de los organizadores, las modalidades que se deben exhibir están siendo arrinconadas para entregar una ilustración artística foránea. Sobre ello, los turistas extranjeros y visitantes nacionales que vienen a apreciar en el campo una exposición de las tradiciones llaneras, regresan desilusionados haciendo observaciones inoportunas que afectan no solamente el turismo sino el mismo evento.
Los ‘reformistas’ que ahora se arrogan la orientación del ‘Torneo Internacional del Corrío Llanero’ nunca han entendido, ni podrán entender en su ignorancia que el verso que canta el Llanero constituye la mejor muestra del poder creativo de la Literatura de la Tierra Llana que actualmente no tienen en cuenta para nada. No entienden que el contexto de esa composición literaria tiene poesía clásica natural, singular, espontanea y sobria, la cual es extractada de temas auténticos, elementalmente hermosos que describen todo el universo del Llano y las vivencias del Llanero en la sabana, como son el paisaje, la fauna, la flora, el sol, la luna, el viento, los ríos, la mujer, el hombre, el amor, el odio, la tristeza, la nostalgia, la alegría, la belleza, el erotismo, la amistad, etc., por lo que es necesario entender que sin estos romances de la Literatura Lírica, la canción no podría existir ya que la letra escrita por los creadores es rima realista, transparente, natural y espontanea que reconstruye la vida; así, el compositor de temas para la Canción Llanera es el artista que evita que el Corrío Llanero no claudique vergonzantemente ante los embates del choque cultural que vienen imponiendo.
Con esta aclaración, los organizadores del certamen deberían conocer, en primer lugar, que los Llaneros de Colombia y Venezuela, por su afinidad cultural son personas que viven conscientes de ellas mismas, de lo que son, y de su individualidad cultural para actuar, componerle poesía y cantarle al llano en que viven, medio donde procuran la habitabilidad social de la comunidad a la que pertenecen con acentuado regionalismo implementando el desarrollo humano sin abandonar la identidad de las tradiciones autóctonas, en las que siempre ha sobresalido el orgullo que las personifica para constituirse en ese individuo sobre el que se siempre se especula que no ha tolerado que civilizaciones foráneas actúen sobre él, su mundo y su cultura. Si analizan la conformación literaria de la obra poética del llanero van descubrir que es monumental, compleja y constructiva; y además que esta disciplina requiere talento, erudición y gracia razón por la que se hace merecedora del reconocimiento y los elogios más positivos; desde luego, la crítica impresionista debe direccionar la creación para que se cree poesía pura y bella, esa que debe pulir el tema de la canción, porque un tema musical sin poesía es letra muerta.
¿Entonces, que debería hacerse?.. Naturalmente cambiar las reglas que vienen imponiendo en el ‘Torneo Internacional del Corrío Llanero’ los continuos organizadores del certamen y buscar otros con más conocimiento y aprecio por lo nuestro en el amplio y abierto espacio del Departamento donde hay personas idóneas para organizarlo. Si el Alcalde y el Gobernador desean jubilarlos, que lo hagan por decreto y ya, pero no más, porque este evento que hoy ya es Patrimonio Cultural de los Llanos del Orinoco en Colombia y Venezuela, es el único que existe y permite exponer lo nuestro y auténtico de la Tierra Llana, va a terminar en que los participantes tendrían que enfrentarse al son de guitarras en una modalidad de la trova antioqueña, y/o con un acordeón, en modo de piquería vallenata; pero en el colmo de las cosas, el Corrío Inédito podría terminar siendo una composición de música de carrilera.
Por Otto Sanchez para TeleOrinoco Press
Periodista Correo del Orinoco Vichada
Con la tecnología de Blogger.