Turismo Político en el Vichada

Mientras los canadienses se inventan una nueva modalidad de viajes llamada "turismo político", el Vichada tiene propia versión.
El tour operador Gap Adventures, uno de los más potentes del sector turístico canadiense, basa su novedosa oferta en las reformas promovidas por Raúl Castro en Cuba y asegura que tal experiencia “cambiará la vida” del viajero. 
Según el rotativo La Vanguardia, la fórmula es simple: Pasando ocho, nueve o quince días -a elección del aventurero- en convivencia con una familia cubana en su propia vivienda; una modalidad de alojamiento muy usual en Cuba. "Casas particulares" donde pernoctar y comer platos criollos a precios bastante módicos y de paso sufrir las calamidades propias del régimen y ver de primera mano los supuestos cambios que proyecta el gobierno
Pero en Vichada, este concepto se aplica a un ámbito muy diferente; las elecciones regionales; especialmente a la manera de hacer política de algunos "seguidores" de los diferentes candidatos.
Estos "turistas políticos" se ganan la confianza del candidato y usan su infraestructura logística y dinero de su campaña para atender asuntos personales, y en el peor de los casos, se la pasan paseando en las camionetas llenas de eslogan, o con un grupo de personas (que casi siempre son los mismos) aparentando que trabajan y que se rompen la espalda, para así poder aspirar a los mejores cargos dentro del eventual gobierno y a recibir las dádivas contractuales, cuando realmente hacen exactamente lo contrario; perjudicar al candidato y su entorno.
Los turistas políticos no ponen votos, no hacen aportes económicos, no van a reuniones por su propia voluntad (salvo que el candidato los lleve), todo el tiempo denigran de los contrarios, generan divisiones internas en las filas de los candidatos, no se preocupan por las disposiciones gubernamentales en materia de elecciones, viven pidiendo en lugar de dar, critican a cualquiera que intente poner en peligro sus torcidos privilegios, y cuando el candidato gana las elecciones, luchan ferozmente para aislarlo del resto del mundo y que su círculo solo se limite a ellos, inculcándole, a las buenas o a las malas, que llegó a ese puesto gracias solamente a la gestión y votos de este "combo". Para lograrlo usan técnicas muy conocidas; Desacreditar a todo el que se le acerque al líder, haya o no votado por él y controlar la contratación estatal.
Estas lacras de las elecciones y mercaderes de los recursos públicos, son el verdadero mal que aqueja la política departamental y que tiene tan polarizada la opinión pública. Y en gran medida son responsables de que haya habido tan malos gobiernos en el departamento Vichada
Personas inescrupulosas que rondan las sedes de los diferentes candidatos (únicamente cuando dan "algo" o para ver "qué consiguen"). Que no suman sino restan. Que avivan el sectarismo e incitan al odio entre la población vichadence, caracterizada por ser gente pacífica y amable.
Pero, para bien o para mal, ahí están. Los diferentes candidatos saben quienes son, pero no se deshacen de ellos (o tal vez no quieren); y estarán en su equipo de gobierno, gústele a quien le guste y duélale a quien le duela
Y para aquellos que literalmente hablando se ponen la camiseta, que trabajan día y noche en las campañas políticas y entregan su salud y dinero para promover a un candidato y su programa de gobierno, sepan que en el Vichada los que más trabajan no son son precisamente los más bendecidos.
Con la tecnología de Blogger.