Rebeldes libios controlan Tripoli

TRIPOLI (AP) — Las fuerzas rebeldes libias aseguraron que controlan la mayor parte de Trípoli el lunes luego de un avance relámpago que parece anunciar la caída inminente del largo régimen de Moamar Gadafi, pero aún había escaramuzas dispersas y se desconoce el paradero del mandatario.
La comunidad internacional exhortó a Gadafi a que renuncie, mientras los residentes eufóricos celebraban en la Plaza Verde, el corazón simbólico del régimen de 42 años de antigüedad. Los colegas de Gadafi, sin embargo, advirtieron que no dejará el poder fácilmente.
La televisión estatal trasmitió súplicas amargas de Gadafi en las que pidió que los libios defiendan su régimen. Los rebeldes detuvieron a su hijo, otrora su heredero, Seif al-Islam, quien junto con su padre está acusado de crímenes de lesa humanidad en la Corte Penal Internacional, en Holanda. Otro de sus hijos permanece bajo arresto domiciliario.
La Organización del Tratado del Atlántico Norte afirmó que continuará con sus patrullas de combate aéreo sobre Libia hasta que las fuerzas leales a Gadafi no se rindan o regresen a sus cuarteles.
La relativa facilidad con la que los rebeldes capturaron Trípoli respaldados por ataques aéreos de la OTAN mostró la evolución de los combatientes de la oposición, que hace seis meses se levantaron contra el régimen y capturaron rápidamente la parte oriental de la vasta nación del norte de Africa, pero no tuvieron suficiente organización para avanzar con rapidez hacia Trípoli, incluso con la ayuda de los ataques aéreos de la OTAN.
Durante meses, los rebeldes fueron criticados por tener grandes aspiraciones pero poca organización y disciplina, pero su impresionante éxito en Trípoli mostró un alto nivel de planificación, coordinación y disciplina.
En Londres, el primer ministro británico David Cameron anunció el lunes que los bienes libios congelados serán liberados dentro de poco a fin de ayudar a los rebeldes a restablecer el orden en el país. Dijo que el régimen de Gadafi estaba "cayéndose a pedazos y en plena retirada".
Mohamed Abdel-Rahman, portavoz de los insurgentes que estaba en Trípoli, advirtió que aún hay focos de resistencia y que mientras Gadafi siga oculto el "peligro sigue ahí".
El lunes por la madrugada estallaron enfrentamientos en el centro de mando de Gadafi, llamado Bab al-Aziziya, cuando tanques del gobierno surgieron del complejo y abrieron fuego contra los rebeldes que trataban de ingresar, de acuerdo con Abdel-Rahman y un vecino.
Un periodista de The Associated Press en el Hotel Rixos, donde se hospedan los periodistas extranjeros, dijo que escuchó disparos y fuertes explosiones provenientes de la zona del complejo.
Un habitante de Trípoli, Moamar al-Warfali, cuya familia vive al lado del complejo, dijo que parecía que sólo había unos cuantos tanques de lo que queda de las fuerzas de Gadafi que no han huido ni se han rendido.
Bab al-Aziziya, un extenso complejo donde está el centro del comando del régimen, está muy averiado por los reiterados bombardeos de la OTAN en los últimos cinco meses, dijo al-Warfali.
"Cuando subí las escaleras y miré desde la azotea, no vi nada de Bab al-Aziziya", comentó. "La OTAN ha demolido todo y ya no queda nada", agregó.
El hotel Rixos también permanecía bajo el control de las fuerzas de Gadafi, con dos camiones cargados con ametralladoras antiaéreas, combatientes leales al régimen y francotiradores apostados detrás de los árboles. Los rebeldes y los residentes de Trípoli establecieron retenes en otras partes de la ciudad.
El principal diplomático de los insurgentes libios en Londres dijo que los combates en Trípoli continúan, pero que las fuerzas de la oposición controlan el 95% de la ciudad. Agregó que aún no han encontrado a Gadafi, pero que "los combatientes voltearán piedra tras piedra hasta hallarlo, arrestarlo y llevarlo a los tribunales".
El comandante rebelde Suleiman Sifaw dijo a The Associated Press que los refuerzos están llegando a Trípoli por mar desde el norte, así como por tierra desde el sur y el sureste.
Fuente: AP
Con la tecnología de Blogger.