Los partidos pequeños y sus riesgos

El Gobierno Nacional, las autoridade s electorales y judiciales, al igual que los organismos de control tienen puestos los ojos en la influencia que podrán tener en las elecciones del próximo 30 de octubre los llamados partidos y movimientos pequeños, en particular porque sobre ellos recaen buena parte de las amenazas de fraude electoral.
Esas alarmas están puestas sobre grupos o movimientos políticos que se han creado en los últimos diez años, los cuales aunque nacieron en su mayoría representando a sectores minoritarios del país como indígenas o negritudes, terminaron avalando y eligiendo candidatos a diferentes cargos sin importar que sus postulados no representan nada o muy poco de su naturaleza jurídica.
Se trata de Afrovides, la Esperanza de un Pueblo; Movimiento Autoridades Indígenas de Colombia (Aico); Alianza Social Independiente (antes Alianza Social Indígena) ASI; Movimiento de Inclusión y Oportunidad, MIO y Partido de Integración Social (País).
Aunque las alertas y preocupación por los posibles fraudes electorales son altos, estos partidos tienen cerca de 20 mil candidatos, es decir, el 20 por ciento del total de aspirantes (100 mil) que se postularon a un cargo de elección popular en las llamadas elecciones de mitaca (Cifras al 10 de agosto).
Los candidatos integran listas para concejos, asambleas, alcaldías, gobernaciones y juntas administradoras locales (JAL), tanto en las zonas en donde representan su esencia natural, zonas indígenas como de negritudes.
Al mirar el mapa de inscripciones son notorias las diferencias entre una y otra región, aunque no todas se puedan comparar, por ejemplo los cinco partidos en conjunto en Bogotá sólo inscribieron 231 candidatos, mientras que en Antioquia 2.600, Valle 1.400, Santander 1.000, Córdoba 900, Cauca 800, Magdalena 860, Sucre 560, Huila 560 (Cifras promedio).
LOS CANDIDATOS
Al mirar las listas de estos partidos, en alcaldías y gobernaciones son varias las diferencias entre uno y otro candidato avalado en cada región. Por ejemplo, el movimiento ASI, que recibió el cambio de su nombre desde comienzo de año, tiene como su principal referente a Antanas Mockus para la Alcaldía de Bogotá y en Cartagena al locutor Campo Elías Terán.
Mockus, viene del Partido Verde, el cual refundó hace menos de dos años por supuestos principios políticos; mientras que Terán es cuestionado en La Heroica por estar supuestamente financiado por sectores cuestionados.
Para la Gobernación del Vichada la ASI inscribió a Andrés Espinosa, a quien el Partido Cambio Radical le quitó el aval por tener presuntos vínculos con el narcotráfico, pero que mas tarde rectificó, según declaró el representante Oscar Henao, y que fue desmentido por el propio candidato Espinosa
Otra perla del partido que avala a Antanas es que dentro de los aspirantes que había inscrito está Pedro Javier Sánchez Rueda, quien se postuló a Alcaldía de Aracataca, Magdalena, cuando está detenido en Cartagena.
De la lista de Afrovides, están entre otros el candidato a la Alcaldía de Dosquebradas, Risaralda, Roberto Jiménez, hermano de Carlos Mario Jiménez, exjefe paramilitar más conocido como ‘Macaco’.
Otro candidato que causa sorpresa es Jaime Berdugo, quien hasta julio pasado ocupó las funciones de contratación de la Dirección Administrativa del Senado, por ser el asesor jurídico del presidente de la corporación en ese momento, Armando Benedetti, y quien hoy desea ser presidente del Partido de la U.
Del movimiento País, que en las pasadas elecciones presidenciales de 2010 intentó inscribir candidato; pero no lo hizo finalmente, ahora avaló para la gobernación de Caquetá a Arnulfo Gasca, quien recientemente fue conocido en el país por haber protagonizado el video llamado ‘El patrón de patrones’ en donde sale custodiado por hombres armados. Además ha sido investigado por narcotráfico, mientras que un hermano suyo ya fue condenado por este delito.
En cuanto al MIO, se habla que tras bambalinas suyas está el exsenador Juan Carlos ‘El Negro’ Martínez Sinisterra, detenido actualmente por nexos con el paramilitarismo. De Martínez se dijo recientemente que durante un permiso que le concedió el Inpec hizo campaña en favor de Ariel González, candidato a la Alcaldía de Zarzal, Valle, uno de sus terruños electorales.
En cuanto al Partido Aico, que en Bogotá le entregó la inscripción al exalcalde Jaime Castro Castro, para que vuelva a aspirar al primer cargo de la Capital; inscribió en Vichada como candidato a la Gobernación a Blas Arvelio Ortiz, a quien el Consejo de Estado lo destituyó de ese mismo cargo por fraude electoral. Además de estar vinculado a investigaciones por paramilitarismo por sus presuntas relaciones con Dumar de Jesús Guerrero, alias ‘Cuchillo’.
LAS DENUNCIAS
Entre las denuncias que evalúan las autoridades electorales y la Misión de Observación Electoral (MOE) y que han sido recibidas contra
estos movimientos se encuentran, entre otras, las siguientes:
De Afrovides, el caso de Piedad Adriana Camacho, quien aspira a la Alcaldía de Maní, Casanare, ella es la esposa de un sindicado por paramilitarismo, Gonzalo Grosso. A ella, la U y el PIN le negaron el aval.
Otro caso sería el de Luz Estella Durán Manjarrez, candidata a la Alcaldía de Fundación, Magdalena, quien militó en el grupo político de Salomón ‘Chichio’ Saade, condenado por parapolítica.
En la ASI, se denunció que el candidato a la Alcaldía de San Martín Meta, John Sánchez, estaría financiado por el grupo del narcotraficante Daniel ‘El Loco’ Barrera.
Aunque no catalogado directamente como denuncia, los organismos de seguimiento electoral miran el caso del candidato de la ASI a la Alcaldía de Cartagena, Campo Elías Terán Dix, quien prometió más de 300 casas al barrio San Francisco, en nombre de la multinacional petrolera Pacific Rubiales, la cual lo desmintió y dijo que no trabaja con ningún candidato.
Respecto al MIO, Gobierno, autoridades electorales y la MOE, entre otros, investigan la certeza de varias denuncias. Por ejemplo, el candidato a la Alcaldía de Dagua, Valle, Diego Solarte, quien es del grupo del exsenador Juan Carlos Martínez y estaría repartiendo dinero.
Por su parte, las autoridades judiciales y de policía investigan, desde el 23 de agosto pasado, los móviles del asesinato del candidato al Concejo de Cali, Nicolay Vera Rico, quien era uno de los postulados de ese partido.
Del MIO igualmente se investiga si el aval dado al candidato a la Alcaldía de Copacabana, Antioquia, Héctor Monsalve Restrepo, es legal pese a ser presuntamente militante de Cambio Radical. El liberalismo le habría negado la inscripción.
Se cuestiona a este partido también por estar avalando a un familiar de un paramilitar, Diana Mancilla de González, quien aspira a la Alcaldía de María la Baja, Bolívar, ella es hermana de Alexis Mancilla, paramilitar conocido con el alias de ‘Zambrano’, jefe en la zona de Los Montes de María.
HABLA AFROVIDES
Uno de los partidos que está en la mira de los observadores políticos también es Afrovides, que tiene como eslogan “La esperanza de un pueblo”, y recibió su personería jurídica desde el 23 de agosto de 2010, en virtud de que ganó la curul que le corresponde a las negritudes en la Cámara de Representantes con Jair Acuña. El partido -contrario a la mayoría de las otras colectividades- no tiene sede en Bogotá sino en Tolú, Sucre.
Su representante legal Sixto Manuel García, quien al momento de la entrevista con Colprensa se encontraba de gira en Valledupar acompañando a su candidato a la Alcaldía local, el cantante vallenato Miguel Morales, dice que los más de tres mil avales que entregó el partido se hizo en cumplimiento a la reforma política que está vigente.
“Revisé personalmente todas las hojas de vida y entregamos avales a alcaldías, gobernaciones, concejos, asambleas y ‘jales’”, señaló.
“Somos un partido nuevo, queremos crecer con los mejores candidatos”, indicó el representante de Afrovides movimiento que no le negó el aval a candidatos que tuvieran familiares cuestionados y por esa razón inscribieron en Desquebradas, Risaralda, a Roberto Jiménez Naranjo, hermano del exjefe paramilitar Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’, hoy detenido en una prisión de los Estados Unidos.
García asegura que un caso similar es el del concejal de Bogotá Roberto Saenz Vargas, hermano del jefe de las Farc Guillermo León Saenz, alias ‘Alfonso Cano’. Al respecto García afirma que en su caso ‘Macaco’ se acogió a la ley de justicia y paz, mientras que ‘Cano’ sigue delinquiendo.
“Si uno de mis candidatos mañana llegare a salir con problemas, salgo personalmente a pedir perdón al país, cometí un error”, indica en la eventualidad que algún candidato sea identificado de pertenecer a grupos ilegales se haya colado en Afrovides.
LA LEY SE LOS PERMITE
Por su parte, el expresidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) y hoy consultor, Antonio José Lizarazo, sostiene que estos movimientos y partidos pequeños tienen derecho a dar avales en cualquier parte del país, por cuanto la ley así se los permite, pero aclara que éstos funcionan más como una organización social.
“El problema lo creó el propio legislador. La Constitución previo la participación de esas minorías y el legislador los convirtió en partidos y por eso tienen derecho, que supera el propósito inicial”, explicó Lizarazo.
Indica que si estos movimientos o partidos entregaron avales a lo largo y ancho del, sin control e incluso los hayan vendido, será el propio CNE el que los sancione, aunque dijo que no tiene conocimiento que dentro de las denuncias que hay frente al proceso electoral de octubre próximo haya quejas de este tipo.
“El legislador debería más bien volver a la idea original, garantizarle una verdadera representación”, declaró, tras insistir que Afrovides y MIO, entre otros, son más organizaciones sociales que partidos.
CASO VICHADA
En el sitio del MOE se reportan dos casos de irregularidades en el Vichada. Una por Vínculos con grupos ilegales, y el otro caso por inhabilidades e investigaciones
Fuente: El Universal, MOE, La Opinion, Colprensa
Con la tecnología de Blogger.