El secuestro sigue vivo

Vichada; uno de los más afectados
En el primer semestre de este año se registraron, según la ONG País Libre, 177 secuestros, 116 de ellos de carácter extorsivo. La autoría de la mayoría de estos (100) fue delincuencia común. Comparado con el mismo período del año anterior hay un aumento del 35 por ciento. De 131 denuncias durante el primer semestre del 2010, aumentó a 177.
¿Qué está pasando? El ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, señaló la posibilidad de que se estuvieran contabilizando personas retenidas tan solo unas horas por los grupos al margen de la ley. Pero la directora de País Libre, Olga Lucia Gómez, asegura que dicha tendencia al alza es el reflejo de “lo que ha venido pasando en materia de secuestro desde hace varios años, principalmente desde 2008, es decir, el secuestro contrario a lo que nos quisieron hacer ver en estos años, no ha desaparecido, sigue siendo vigente”. 
Que ya no sea el ELN (13 en el primer semestre de este año) ni las Farc (60 en el primer semestre de este año) los principales autores de los secuestros, sino que la mayoría de la autoría corresponda a la delincuencia común (100) explica la dinámica del conflicto en el país. “el fenómeno del secuestro se ha transformado al igual que los grupos perpetradores, actualmente hay una reorganización de actores y bandas”, señala Gómez. 
El ex vicepresidente Francisco Santos hablaba de una fórmula con la que el gobierno Uribe sí logró disminuir los índices de secuestro. Señalaba entonces que la expresión ciudadana contra el delito, las políticas férreas por parte del Gobierno y el trabajo cualificado de la fuerza pública eran la clave. 
¿Cuál de estas estaría fallando hoy? La directora de País Libre asegura que “a pesar del notorio descenso del secuestro en los últimos años, el secuestro no ha llegado a terminarse por completo. El análisis que hizo País Libre el año pasado de balance de políticas públicas mostró que el principal problema es la impunidad y la ausencia de un judicialización, condena y castigo a los secuestradores”. 
Y aunque la población colombiana -dice Gómez- ha sido muy solidaria para enfrentar el problema, “lo demuestran marchas y movilizaciones, sigue pasando lo de siempre, pero mientras no toque a la propia familia…” señala Olga. 
El informe sobre secuestro del primer semestre del año muestra que el departamento con más denuncias es Vichada (con 23 casos) y le siguen Valle (20), Nariño (18), Antioquia (14) y Caquetá (11). En Bogotá fueron plagiadas siete personas, dos más que durante el primer semestre del año pasado. 
El repunte del 35 por ciento en la práctica del secuestro, durante el primer semestre del 2011, comparándolo con igual período del 2010, muestra que el delito continúa en ascenso. Así como sucedió el año pasado cuando, según País Libre, su incremento fue de 32 por ciento comparándolo con el total del año 2009. En el 2010 se denunciaron 282 secuestros frente a 213 denunciados en el 2009. . 
Sin embargo, saber con exactitud cuántos secuestrados hay en el país en este momento no es fácil. “Esa discusión la queremos tener de nuevo con el gobierno actual: percibimos que hay una mayor disposición al diálogo y análisis conjunto”, asegura la directora de País Libre. 
Entre tanto, el ministro Rivera dijo recientemente que las Farc mantienen 154 secuestrados de los que nada se sabe. "Deben decirles a las familias qué pasó con ellos", afirmó. Dijo, sin embargo, que de los otros 46 secuestrados sí hay pruebas de sobrevivencia. 
Según los datos con los que cuenta Rivera, el ELN secuestró a 98 personas, de las que "nunca dio respuesta a sus familias". 
Y mientras se conocen las cifras del primer semestre de este año, País Libre también revela cómo está la situación de secuestro en Latinoamérica, que concentra el 70 por ciento del secuestro en el mundo. 
En el último lustro se presentaron 15.982 plagios. México (con 3.428), Perú (2.783) y Colombia (2.658) son los tres países más afectados. 
De acuerdo con el informe de la País Libre, nuevas modalidades de secuestro como el llamado “secuestro express”, característico de ciudades capitales como Lima, Buenos Aires, Caracas, Ciudad de México y Montevideo, “reflejan la naturaleza cambiante de este fenómeno y su permanente reproducción, el secuestro selectivo, en el cual los delincuentes realizan un estudio previo de las vulnerabilidades de la víctima, mantiene índices significativos en México, Colombia, Venezuela y Brasil. Los secuestros extorsivos con fines publicitarios o políticos forman parte de la historia del Cono Sur en los setenta, de Perú en los noventa y de la actualidad colombiana”. 
Es por eso que los retos para los gobiernos son cada vez mayores debido a la complejidad del fenómeno. 
“La no denuncia por temor o desconfianza a las autoridades, la insuficiencia de los recursos estatales para efectuar adecuadamente la labor investigativa, la deficiencia en los sistemas de registro de información y bases de datos, las dificultades en aplicar las normas existentes o, como sucede en algunos países, el precario desarrollo legislativo (como es el caso venezolano), constituyen temas comunes relevantes para el desarrollo de políticas nacionales, regionales y multilaterales”, puntualiza el informe. 
Fuente: Semana
Con la tecnología de Blogger.