Espada y sangre

Cuál es la religión verdadera?
Unchorrodecosas- La religión. Una serie de ideologías que han logrado congregar a miles de personas bajo el mismo estandarte, a la vez que tranquilizan sus almas pensando que han asegurado lo que venga tras la muerte. Y es que toda sociedad requiere de una institución espiritual que fije normas morales. Esto lo podemos comprobar porque, desde los tiempos prehistóricos, la comunidad se congrega alrededor de un “sabio” que les indica el camino a seguir de acuerdo a las directrices de un ente superior.
Sin embargo, aún en aquellos tiempos, cada “sabio”, sacerdote o patriarca tenía su propia concepción sobre este ente superior. Lo cual llevaba a crear un diferente conjunto de reglas para cada comunidad; aunque, todos bajo la premisa de que recibirían el “castigo divino” al no cumplirlas y la comunidad debería purificar al individuo. En algún punto, aquellos pioneros en la teología escribieron historias con las cuales sustentar la existencia de su ente superior y lo relacionaban con el entorno en el que vivían; hoy en día las conocemos como mitos. Por ejemplo, las historias de los dioses del Monte Olimpo.
El cristianismo fue esparcido en Europa occidental y, a partir del año 1600, impuesto en el continente americano. Los conceptos del eterno tormento y la absolución de los pecados hicieron que los gobernantes dieran mayor entrada y poder a los miembros de la Iglesia para ganar el favor divino, aumentando con ello su influencia en las decisiones del Estado. Tenemos testimonios históricos de cómo la religión ha influido de manera significativa en la confrontación de varias naciones a lo largo de la historia; como en las Cruzadas del medievo.
Lo que llama la atención del cristianismo es la manera en la que se ha venido dividiendo, creando diferentes corrientes religiosas que compiten entre sí como si se tratase de una especie de concurso para obtener la mayor cantidad de feligreses posible… aunque no es un misterio que tras lo que andan en realidad los líderes religiosos de esas corrientes religiosas, son los recursos que pudieran proveer dichos feligreses. La división del cristianismo se debió, con toda seguridad, a que distintas comunidades interpretaron de distinta manera la Biblia y las costumbres que se habían generado a partir de éstas.
Lo que resulta fascinante son los seguidores de alguna de las religiones derivadas del cristianismo con conocimientos pobres de teología que desconocen o no aceptan sus raíces compartidas con religiones “rivales”. He sido testigo de diálogos como el siguiente:
-¿Qué religión practicas?
-Soy católico.
-Ah, ya veo. Cristiano, pues.
-No. Católico
Sí, pertenece a la denominación Iglesia Católica Apostólica Romana pero su culto gira en torno a la palabra del Cristo y la Biblia; por lo tanto, son cristianos. Hoy en día, existen tantas ramas del cristianismo que pareciera que el cielo está siendo fraccionado para acomodar a los feligreses de una religión en particular en cada lado.
Existen otros tantos que apuntan a los feligreses irguiendo su pecho como todos unos inquisidores acusándoles de estar en la Iglesia “equivocada”. Al no existir una referencia fehaciente sobre la interpretación exacta de la Biblia (tomándola como el texto que contiene, definitiva e incuestionablemente, la palabra de Dios), TODAS las corrientes basadas en ella bien podrían estar equivocadas respecto al sentido original en el cual fue escrita ésta.
Lo que no deja de sorprenderme es cómo los fervientes seguidores del cristianismo luchan entre ellos, o contra los musulmanes, buscando ser “la Iglesia única”, y dejan de lado otros aspectos que suceden alrededor de ellos (sacerdotes pederastas, grupos extremistas, cultos satánicos, etc.). Algunos argumentan que esta búsqueda por ser la Iglesia única se debe a que buscan mitigar todos los mitos argumentados en contra de la existencia del Cristo, pues destruiría la base de esas religiones enteramente. ¿Será?
Con la tecnología de Blogger.