'El piloto nos salvó a todos'

El Tiempo- Tres niños entre los rescatados. La Fuerza Aérea trata ahora de recuperar el cuerpo del piloto Eduardo Delgado.
La pequeña aeronave tipo Cessna 206 de la empresa regional Taxi Aéreo Colombiano (Taerco) había salido del corregimiento de Güerima (Vichada) a las 3.30 de la tarde del viernes con siete pasajeros y se dirigía a Villavicencio. Pero cinco minutos después de iniciar el vuelo se fue a pique cuando su único motor se apagó. "El piloto maniobró y maniobró y nos gritaba 'agarrense' y lo único que veíamos era que estábamos cada vez más cerca de los árboles", afirmó Victoria Daza, de 53 años de edad y quien viajaba en la parte intermedia de la avioneta.
Gilma Luz Gaez, quien iba con sus tres hijos -de 2, 4 y 6 años-, señaló que los abrazó muy fuerte y los protegió con su cuerpo para que el impacto no les causara daño, como por fortuna ocurrió.
Gaez, quien se dirigía a Villavicencio para ser tratada contra la fiebre amarilla, se constituyó en pieza vital del rescate porque fue quien orientó al grupo hacia un claro que había avistado desde la avioneta poco antes de caer y adonde llegaron después de caminar por cuatro horas.
"Tardamos más tiempo en llegar al sitio porque me desorienté un poco, producto de la noche y del susto que pasamos", comentó a la prensa desde su lecho en un hospital de Villavicencio. Y añadió que si se hubieran quedado donde cayó la avioneta, seguramente la selva "nos habría tragado".
Una vez instalados en el claro, los sobrevivientes procedieron a recoger leña para encender una fogata alrededor de la cual pasaron de la noche del viernes al sábado.
Uno de los pilotos de la Fuerza Aérea Colombia (FAC), José Luis Avendaño, expresó que el rescate se desarrolló en medio de la zozobra que produce saber que en la zona opera la guerrilla. "Fue muy arriesgado. Por fortuna sacamos a las siete personas sobrevivientes", agregó.
Los pilotos de la FAC, quienes habían salido desde el Comando Aéreo de Oriente en Marandua, lograron avistar a los sobrevivientes gracias a las señales de humo que hicieron quemando hasta sus propias prendas de vestir.
Inicialmente, desde los aviones se les arrojaron alimentos y agua, y ya en la noche del sábado se produjo el rescate con helicópteros. Esa misma noche fueron trasladados a Villavicencio y recluidos en tres hospitales. Ayer domingo, integrantes de la FAC trataban de recuperar el cuerpo del piloto, quien quedo aprisionado dentro de la pequeña aeronave. "El fue el que nos salvó a todos", dijo Victoria Daza.
Con la tecnología de Blogger.