Por debajo de la mesa

Bogotá (ColombiaSinGuerra/TeleOrinoco)- La polémica nacional que se desató por el escándalo de la adquisición de unos terrenos en el municipio de Mosquera, en Cundinamarca, por parte de Jerónimo y Tomás, los hijos del presidente de la República, se agudiza al conocerse que Tomás Uribe se reunió en el Ministerio de Transporte el 9 de enero de 2008, con el ministro de esa cartera, Andrés Uriel Gallego Henao, con el gobernador de Cundinamarca, Andrés González Díaz, y con el actual alcalde de Mosquera, Luís Álvaro Rincón Rojas, para acordar la construcción de una doble calzada entre Madrid y el Peaje El Corzo, y de esta manera valorizar las propiedades de los hermanos Uribe Moreno.
Los hijos del presidente adquirieron unos terrenos de 328.000 metros cuadrados, aproximadamente, ubicados en la zona industrial del municipio de Mosquera por la vía que va hacia Madrid, con el fin de convertirlos en un proyecto de zona franca y nueve días después de la posesión del nuevo alcalde, realizaron la reunión con el Ministro.
Para garantizar la infraestructura adecuada para el proyecto, era necesario implementar un sistema vial de alta efectividad, lo cual se concretó en dicha reunión con la idea de incluir un otrosí en el contrato de concesión No. 937 de 1995 (INCO y Concesiones CCFC S.A. ampliación Vía Fontibón-Los Alpes), estancado en su avance hace varios años, consistente en la construcción de un tramo de doble calzada de 8,5 kilómetros, entre Madrid y Mosquera, que pasaría muy cerca de los terrenos de los hermanos Uribe.
El acuerdo aparece registrado en el Boletín de Prensa Nª 1 de la Alcaldía de Mosquera, en el que además se ve una fotografía de la reunión, la cual fue tomada en el Ministerio, y en la que aparece, además del propio Ministro Andrés Uriel Gallego, el señor Tomás Uribe, el alcalde de Mosquera, Álvaro Rincón, y el Gobernador de Cundinamarca, Andrés González.
La contratación de la obra se concretó once meses después, es decir, el 30 de diciembre, como aparece reseñado en la página web gubernamental del SIGOB, Gestión y Seguimiento a la Obras del Gobierno, en la que se lee: “El INCO contrató el 30 de diciembre de 2008 en el proyecto de concesión vial Fontibón-Facatativá-Los Alpes, la construcción de 8,5 Km de la segunda calzada desde el inicio de la Variante Madrid hasta el peaje el Corso; por lo anterior se firmó el Otrosí No. 6, al contrato de concesión No. 937 de 1995 (INCO y Concesiones CCFC S. A.)”, única obra contratada en esa concesión para todo un cuatrienio, como muestra el mismo documento.
Sobre la misma obra, la página web del Sistema Nacional de Competitividad, adscrita a la Alta Consejería para la Competitividad y las Regiones, publica un informe del diario La República del 9 de febrero de 2009, en el que se informa que la inversión del Gobierno en la doble calzada reseñada asciende a 60 mil millones de pesos, con la complacencia del alcalde de Mosquera, Álvaro Rincón, quien le aseguró a La República que “dicha ampliación facilitará la inversión privada en dos proyectos de zona franca, cuyo valor llega a los 150 millones de dólares.”.”Esta obra la hemos esperado toda la vida y mejorará la movilidad en esta zona industrial al aeropuerto de Bogotá”.
“Este proyecto, ya contratado por 60 mil millones de pesos, se realiza con dineros del Estado, y las obras, al lindar con los terrenos del señor Tomás Uribe, configuran una causal de valorización de terrenos por acción del Estado, que es la construcción de obras de infraestructura pública al lado de terrenos de particulares”, explicó el senador Gustavo Petro.
“Esto significa que el Ministro de Transporte, subalterno del presidente de la República y usando dineros públicos, está enriqueciendo a los hijos de su nominador, es decir, los señores Tomás y Jerónimo Uribe Moreno, lo que inevitablemente y sin ninguna duda nos pone frente a un hecho lamentable de corrupción que debe ser investigado por las autoridades”, concluyó el senador Petro.
Con la tecnología de Blogger.