El Señor de la Guerra

Mientras el país se hunde el la miseria, la recesión económica y el desempleo, los gastos destinados a la guerra crecen cada día. Para dar cifras concretas, según estudios realizados, en el decenio de los noventa se produjo un salto a 2.8 % promedio del PIB del 1990 al 1998, y de 1996 en adelante se da un ascenso continuo en el porcentaje hasta llegar a 4.7% en 2008. Esto sin contar los gastos de seguridad que suman otros 4 puntos del PIB, y tampoco las empresas industriales y comerciales del estado adscritas al Ministerio de Defensa, que para los años 2004 y 2005 tenían el exorbitante presupuesto de $1083 y $2606 miles de millones respectivamente.
Y si bien es cierto que el conflicto ha obligado a que se dediquen recursos muy importantes de los gobiernos central, departamental y municipal a la defensa y la seguridad, presionado las finanzas públicas, con la consecuencia de disminuir los recursos para otras actividades más productivas y de un verdadero contenido social, el gasto en inversión social es el que más ha sufrido con estos recortes, disminuyendo por debajo de 15% a partir de 1997, para variar entre 14 y 15% en los siguientes años y así sucesivamente hacia abajo.
En el Gobierno de Uribe el total de los gastos ascendió escandalosamente de $8795 miles de millones en el 2000 a $22,687 miles de millones en 2008, equivalente a una tasa de crecimiento anual de 12.58% %, 6.69 puntos por año por encima de la inflación anual promedio del mismo período. El 2008 fue el año que mas se despilfarró. Bajo el mandato del Ministro Santos, el gasto dio un salto impresionante de un 12.9% en el 2007 a un vergonzoso 24.6%, a pesar que según sus declaraciones y las del propio presidente, los grupos al margen de la ley ya están reducidos
Y los gastos de seguridad no se quedan atrás. La participación de estos en el total del presupuesto de la Nación aumentó de 17.97 % en 2000 a 18.52% en 2003; disminuyó a 15.18% en 2005 para luego subir a 15.49% en 2007. Y al aprobarse la Ley de Presupuesto de la Nación en el 2008, se disparó al 18.05%. Y estos datos solamente son los que corresponden al presupuesto de la Nación. Falta considerar los egresos provenientes de los municipios, de los departamentos, del Plan Colombia y de diferentes convenios de cooperación firmados con otros países y organismos internacionales, así como el aporte que hace la banca con sus impuestos, que son del orden del 30%, destinados exclusivamente a la Seguridad Democrática, que si los sumamos todos no alcanzarían los dígitos de la calculadora más grande fabricada hasta la fecha.
Ante esta feria de gastos de recursos públicos, que obviamente salen de los bolsillos de todos los colombianos, nos preguntamos: ¿Son realmente necesarios?
La seguridad no tiene precio. Pasear por las calles libres de delincuentes, violadores y atracadores y un país sin conflicto armado es el mayor anhelo; ¿pero este enorme despliegue de dinero ha logrado estos objetivos?. Pues la guerrilla sigue existiendo y se fortalece cada día, el narcotráfico está en su mejor época desde Pablo Escobar, los delitos contra la ciudadanía están a la vuelta de la esquina y la inseguridad campea por su respeto.
Costa Rica, uno de los mejores países de Latinoamérica, disolvió su ejército en 1948, y en la actualidad destina todos sus recursos en materia de impuestos a lo social y es considerada como la Suiza de América, por sus condiciones de vida y programas sociales. ¿Será que Colombia algún día podrá llegar a un estatus, como el de nuestro vecino; donde todos tengamos salud y educación gratuita a todos los niveles, mejores condiciones de vidas, igualdad, y que los impuestos que paguemos, en lugar de costear la guerra, financien la paz, la educación, la vivienda, la alimentación y la salud?
La respuesta es NO. Mientras la guerra sea un negocio lucrativo, los intereses de unos pocos prevalezcan sobre los de la sociedad, y el lema del Gobierno sea “la paz por la fuerza”, jamás tendremos lo que tanto deseamos para nuestros hijos.
Fuentes investigativas relacionadas:
Instituto de Estudios Estratégicos Colombia
Con la tecnología de Blogger.